#paisajes3.Río Mundo

Pepe Carvahlo tiene varias almas una es gastrónoma, la otra viajera. Su novela podemos utilizarla como libro de cocina o como guía de viaje. Nos describre detalladamente los paisajes que rodean la narración y por los que se mueven los personajes. La rosa de Alejandría comienza en Trinidad y Tobago pero lejos de deleiterse con el Caribe y crearnos el deseo de emprender viaje, nos lo presenta brumoso, con un cielo de “color panza de burro”, totalmente alejado de las paradisícas playas con las que soñamos.  Lo que de verdad le gusta es Albacete. Si, Albacete. Sus platos típicos, sus vinos y, sobre todo su paisaje. Después de leer la novela no tengo el menor interés en ir a Trinidad o a Tobago, tanto monta…, pero estoy deseando hacer una excursión hasta el nacimiento del río Mundo, a ver los Chorros y la cueva que hay tras la cascada y los senderos brumosos,…

Nacimiento del Río Mundo

“Le aconsejaron tomar la carretera de Hellín y una vez allí coger a la derecha la comarcal de Elche de la Sierra. La Mancha le acompañó casi dormida hasta que un pequeño río Mundo, a partir de Elche de la Sierra, le mostró los valles que había abierto su dentadura de agua a través de los siglos y, a medida que avanzaba hacia los orígenes del río, un sol dulce con poquedades de invierno resaltaba los contrastes vivos de un paisaje de montaña, vegetaciones de país con aguas de paso, enebros, pinos, encinas, jaras, romeros, pero también las copas desnudas y pulposas de las nogueras a la espera del milagro de la primavera.”

mAPA

[…] “Empezaba una ancha vía de predriza entre frescores de alta montaña, pinos abetos en descenso hacia el primer remanso del río ya adivinado por el canto del agua en su caída.”

 “Y más allá de una recodo, la aparición repentina de un acantilado jiboso del que brotaba, como abriéndose paso, la cuchilla de agua del que sería el río Mundo unos kilómetros más abajo y ahora chorros de agua lamientes sobre una jiba de roca tapizada por el verdín, contemplándose en las primeras aguas aquietadas.  Era imposible no escuchar el canto propicio del centro de la tierra enviando a la superficie sus aguas preferidas para formar un río que, nadie sabía cómo ni por qué, pero se llamaba Mundo, había adquirido la responsabilidad de llamarse Mundo, en un rincón de una sierra de Albacete.”

“Era inevitable caminar sin dejar de mirar el prodigio de las aguas nacientes de una ranura abierta en los altos peñascales, que ultimaban contra el cielo una escenografía de primer día de la Creación, a la medida de un país sin aires  ni espacio para permitirse unas cataratas Victoria o simplemente las del Niágara.”

 

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Paisajes de novela

4 Respuestas a “#paisajes3.Río Mundo

  1. Conozco el nacimiento del río Mundo, es una maravilla. Gracias por ponerle las palabras de Carvalho. Y espero que tengas oportunidad de conocer el lugar muy pronto 😉

    Besos

    Me gusta

  2. Desde luego si hago caso a Carvalho donde no hay que ir es la Caribe…aunque esto no lo veo yo tan claro. 😉

    Me gusta

  3. Pues yo no lo conozco, pero con esta entrada me han entrado unas ganas tremendas de ir a darme una vuelta por allí y disfrutar del paisaje. Y te voy a confesar algo por lo que, muchas veces, me tildado de loca: el Caribe no me provoca pero ni una miajina, nada, niente. 🙂

    Me gusta

    • Loca tampoco, a cada una le pone lo que pone. A mi el Caribe en plan hotel con pulserita pues tampoco, pero así en plan isla paradisaca y solitaria, con arena blanca y palmeritas…pues ya…es otra cosa 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s