La lección de anatomía

La lección de anatomía es el tercer libro que leo de Marta Sanz y, sin embargo es la primera reseña que escribo. Podría dar la impresión de que sus libros no me han interesado lo suficiente para querer compartir mis impresiones, pero es todo lo contrario. Lo cierto es que he encontrado mucha sinceridad y, de alguna forma, tanto de mí que no he sabido (y sigo sin saber) por dónde empezar. Ahora que lo pienso creo que la dificultad viene de que aunque sus libros me han gustado también me han irritado. Y es que Sanz no es una escritora cómoda y complaciente. En absoluto. Es directa y descarnada; pone el dedo en la llaga y no parece importarle si duele o no. O quizá sí. Empieza como una niña buena y acaba dándote un hachazo. Explica Chirbes en el prólogo que la autora “trabaja en una literatura de intervención que obliga al lector a ponerse en el sitio en el que no quiere estar, porque desde allí acaba viendo lo que nunca debería ver, eso que, una vez descubierto, te parece tan evidente que ya no puedes quitártelo de encima”.

La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, Rembrandt

Esta novela, que no es una novela, aunque se lea como tal, podría ser una novela de iniciación. A través de la autobiografía, en la que se muestra desnuda y sin florituras, la autora nos lleva por su proceso de aprendizaje y también por el de todas las mujeres de su generación. Como en el cuadro de Rembrandt los espectadores aprenden sobre su propio cuerpo al contemplar el del cadáver, nosotros lectores, pero sobre todo nosotras lectoras, aprendemos de nuestros miedos, esperanzas, contradicciones, bondades y bajezas al conocer las de la autora. En este sentido La lección de anatomía es el precedente de Daniela Astor y la caja negra, donde consigue unir de forma magistral esos dos planos: el individual y el generacional.

Nos cuenta su vida y todas  las Marta que ha sido, desde la marta-niña a la marta-adulta , y todas ella están conectadas con las demás mujeres: las de su entorno y las de su generación marcadas todas por los mismo códigos. Son muchos los párrafos que destacaría pero hay uno que me gusta especialmente y que, algo acortado, transcribo:

(tenía) “La intuición de que a las mujeres siempre se las había golpeado (…). Era una sabiduría profunda que no se enuncia en los programas escolares, pero anida en el occipucio de las hembras de la especia desde el principio de los tiempos. Una sabiduría que no se limpia, aunque los occipucios se laven con amoniaco (…). Hay mujeres desenvueltas (…) que parecen poder salvarse. Pero esas mujeres también tienen occipucio (…). Las feministas restriegan con amoniaco y las mujeres jóvenes que piensan que esa ya no es su lucha –que han olvidado a sus madres, a sus abuelas y la existencia de su occipucio- y aspiran a ser jefas o ministras no saben todo lo que han de agradecerle al amoniaco”.

Yo también tengo ese occipucio y como ella agradezco el amoniaco que muchas, antes que yo han, restregado con fruición. Ese mismo occipucio, además de una coincidencia generacional, es el que me hace sentir tan cerca de sus textos. Y a veces tan lejos porque yo también tengo muchos de esos ramalazos menos políticamente correctos.

Leer el principio

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Reseñas

6 Respuestas a “La lección de anatomía

  1. Lady Aliena

    Jo, pues me has dejado muy buena sensación. Ahora no me animo, pero lo tendré en cuenta para más adelante. Besos.

    Me gusta

  2. Me alegro que te haya interesado. Ya me contarás si encuentras hueco.
    Besos

    Me gusta

  3. No he leído nada de esta autora. Tengo mis dudas, la verdad. Temo, y no sé muy bien por qué, no llegar a conectar con ella…
    Saludos,

    Me gusta

  4. Como te dije por otro lado, me compré este mismo libro hace un mes y está ahí, en su hueco, esperando turno. Me dio la impresión de que me va a gustar y espero no equivocarme. A juzgar por tu reseña, creo ir bien encaminada.
    Besos.

    Me gusta

    • Yo también creo que vas bien encaminada. Algún momento puede hacerse algo pesado, pero luego tiene algunas reflexiones magníficas. Es capaz de entrar en el fondo de la cotidianidad y conferirle la importancia que parece no tener. Un beso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s