El viaje a pie de Johan Sebastian

1415726512_742894_1415727032_sumario_normalTodavía con el recuerdo del verano reciente, que se percibía en el color de la piel y las sonrisas del reencuentro, retomamos las tertulias mensuales.

El viaje a pie de Johan Sebastian es una obra áspera, compleja y exigente con el lector, que tiene que perseverar en la lectura para poder encajar las piezas o, al menos intentarlo, porque, ni siquiera al final, se puede tener la certeza de que ese encaje era el que se esperaba que hiciéramos. Afortunadamente teníamos al autor, Carlos Pardo, para ayudarnos a comprender mucho mejor su libro.

Pardo escribe en primera persona para hablarnos de su familia y de tantas otras como la suya, cuyos miembros sobreviven como pueden buscando cada uno sus vías de escape, sus viajes, que son siempre interiores y circulares, porque hay lugares de los que es muy difícil huir. Ninguno parece encontrar salida al fracaso de las expectativas, pero no sólo individuales sino también las expectativas que tuvimos como sociedad y que nos ha explotado en la cara.

En la primera y tercera parte el narrador, alternando de manera un tanto caótica presente y pasado, nos habla de su padre, ingeniero; de su madre, una mujer de clase baja que asciende por matrimonio, como tantas en la España del tardofranquismo; de los cinco hermanos, que ninguna termina sus estudios; del divorcio de los padres; de la enfermedad, la vejez y de cómo los hijos, ahora, son los que deben cuidarles… Nos lo cuenta todo a la vez porque “ordenar es mentir”: en la vida y en los recuerdos las cosas no pasan de forma ordenada y lógica, por eso hay que ir adelante y atrás en el relato.

La parte central del libro quiere ser una ruptura en la monotonía de la novela permitiéndose introducir la imaginación y el sueño, todo aquello no realista, a través de la historia del viaje que realizó J.S. Bach a la ciudad de Lübeck para suceder al organista y que supone también otra forma de fuga.

Lo que más nos ha gustado
– La capacidad para describir emociones y conflictos en los que nos reconocemos todas las personas.
– Retrato de una sociedad a través de una familia.

Lo que menos nos ha gustado
– La complejidad de la estructura narrativa
– La dificultad de encajar el relato del viaje de Bach

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s