Archivo de la etiqueta: Gibbons Stella.

Diciembre: resumen del mes

Cada año llega, como siempre, cargado de posibilidades y propósitos para los próximos doce meses y sin embargo yo no consigo emocionarme con la idea. Al contrario. Voy remoloneando sin fuerzas todo enero y casi hasta febrero no consigo retomar el ritmo. Así que en contra de la costumbre generalizada no asumo metas, retos u objetivos que, estoy segura, no acabaré cumpliendo. Pero, claro, una cosa es empezar el año de medio lado y otra, muy distinta, no cerrar el pasado, aunque sea brevemente.
Diciembre, supongo que ante la amenazante llegada de la Navidad, no dio para muchas lecturas, sólo han sido tres, pero han sido placenteras.


OFRENDA A LA TORMENTA, Dolores Redondo
Esperado final de la Trilogía del Baztán que ha supuesto una auténtica revolución literaria en la novela negra española. Por fin descubrimos si la inspectora Amaia Salazar consigue acallar sus fantasmas y dormir sin miedo a que la “ama” se la coma, aunque quizá se encuentre con nuevos monstruos más difíciles aún de manejar.
Leer reseña
Leer principio

MUJERES SIN PAREJA, George Gissing
Un verdadero descubrimiento, gracias a MariIú Cuentalibros, en el que encontramos el inicio de la lucha feminista por la emancipación de las mujeres. El libro de Gissing forma parte de esa tradición literaria y de pensamiento que desde siempre ha dado voz y presencia a las mujeres pero que ha sido silenciada e invisibilizada por la corriente patriarcal dominante. En Mujeres sin pareja se aborda el derecho de las mujeres a la educación, a tomar las riendas de su vida, a no depender de un hombre –padre o marido- para sobrevivir…porque como dice su protagonista no hay “demasiada diferencia entre los hombres y las mujeres. Es decir, no las habría si se tratara a las mujeres justamente”.
Leer principio

BASSET, Stella Gibbons
Basset es justamente lo que se espera de Gibbons: vida rural inglesa y sus paisajes, te y sándwiches, vestirse para cenar y no sorprenderse por nada, usos y costumbres y apariencias mantenidas y todo salpicado de buen sentido del humor y personajes y situaciones un tanto exóticos. Un buen divertimento para acabar el año.
Leer principio

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Resumen del mes

#primerosprincipios: Basset

Hay personas que son simples por haber vivido demasiado tiempo con los pies en la tierra y otras que lo son por haberse mantenido siempre al margen del mundo.

La señorita Hilda Baker no era una mujer ni inteligente ni sofisticada, pero llevaba veintún años ganándose la vida en el taller de una pequeña firma de patrones de moda en el West End londinense, se compraba la ropa en grandes almacenes y gastaba una parte de las tres libras y quince chelines que ganaba a la semana en acudir a los más famosos teatros de Londres.

Gibbons, Stella

Editorial: Impedimenta

Traducción: Laura Naranjo y Carmen Torres García

ISBN:978-84-15979-13-5

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Deja un comentario

Archivado bajo Primeros Principios

Junio: resumen de lecturas

Tras un par de meses un tanto caóticos, junio arroja un balance realmente positivo. He recuperado un ritmo más ágil de lecturas y, lo mejor, es que he disfrutado cada una ellas. Es cierto que con el grupo de autores y autoras del mes era difícil no hacerlo, pero nunca se sabe: a veces te llevas desagradables sorpresas con los más renombrados libros. Pero no, esta vez no ha sido así.

WestwoodWESTWOOD, Stella Gibbons
La elección de esta novela trae causa del mes pasado, cuando preparando una escapada a Londres buscaba novelas ambientadas en la ciudad. Fue Zazou quien acertadamente me recordó esta obra de Gibbons. A través de las frías y bombardeadas calles londinenses seguimos la fascinación de Margaret Streggles por la ciudad y por los ambientes culturales y bohemios que constituyen el polo opuesto de su vida y su familia, en especial de su madre. Aprendemos con ella que no siempre la realidad es como la soñamos y que detrás de la estética no siempre hay belleza.
Leer reseña.


MENDEL EL DE LOS LIBROS, Stefan Zweig
Un mini relato que es una verdadera joya. Concentra en sesenta páginas el amor por los libros, el respeto por el esfuerzo y el conocimiento y la sin razón de la guerra. Una historia conmovedora y triste. “¿Para que vivimos, si el viento tras nuestros zapatos ya se está llevando nuestras últimas huellas?” Imprescindible.


LOS WATSON, Jane Austen y Sara Morante (ilustradora)
Un capricho de mi segunda incursión a la Feria del Libro perfecta para leer después de Mendel el de los libros y reencontrarme con la vida. Es una preciosa edición ilustrada de una novela inacabada de Austen en la que nos reencontramos con sus temas habituales y sus personajes femeninos inteligentes, irónicos y rebeldes.


LA SOLTERONA, Edith Wharton
Un clásico de Edith Wharton y de mi lista de pendientes desde que lo vi publicado por Impedimenta. (Sí, otra vez…soy fan). Espléndido retrato de la sociedad neoyorquina de mediados del XIX dominada por las apariencias y por estrictas normas de moralidad. De nuevo el papel de las mujeres y su posición en la sociedad burguesa son tema central de la novela.

CUANDO SE ABRIÓ LA PUERTA, VV.AACuando se abrio la puerta
Antología de relatos escritos por Willa Cather, Edith Wharton, Katherine Mansfield, Virginia Woolf, Thomas Hardy, Conan Doyle, Sarah Grand, Henry James o Charlotte Mee entre otros. La selección hecha por Marta Salís reúne veinticinco relatos unidos por un tema común: la nueva mujer. New Woman en un concepto con el que la novelista Sarah Grand describía a las mujeres, reales y de ficción, que durante el siglo XIX comenzaron a rebelarse contra los convencionalismos y normas sociales que las relegaban a un papel secundario y a una eterna minoría de edad. Uno de los temas que me apasionan.
Leí el primer relato, La calle del Jacinto de Constance Fenimore Woolson, en uno de esos “tiempos muertos” entre el final de un libro y la indecisión sobre el siguiente. Me gustó, así que leí otro y luego otro y ya voy por el sexto. Estupendo relato La mujer del sacerdote budista de Olive Schereiner en el que podemos reflexiones como esta: la diferencia entre hombres y mujeres está en el papel pasivo de las mujeres: deben esperar y aceptar el amor que se postra a sus pies, pero no salir a buscarlo”.

EL REDENTOR, Jo Nesbo
Nada mejor que seguir al gigante Harry Hole detrás de un asesino testarudo para desintoxicarme de sociedad victoriana. Estaba empezando a sentirme encorsetada. Este caso comienza cuando en la celebración de un concierto navideño, un inocente cae abatido a manos de un pistolero. Sin móvil aparente, sin sospechoso y sin arma homicida, el inspector Harry Hole deberá enfrentarse a uno, mejor dicho, a otro, de los casos más desconcertantes de su carrera. Igual que en entregas previas los hechos parecen tener relación con otros anteriores y con conflictos bélicos, en esta ocasión es la reciente Guerra de Yugoslavia.

LA BUENA LETRA, Rafael Chirbes.

Magnífico descubrimiento de un autor consagrado. Con un lenguaje limpio, conciso y certero nos describe el drama y la miseria de la posguerra española. A pinceladas perfectas nos situa en el contexto histórico pero otorgando el protagonismo a quien realmente lo fue: la gente y la vida cotidiana  marcada  por la lucha contra el hambre, la represión,  la falta de recursos. Es un libro duro pero de una gran belleza literaria.

Leer reseña

 

8 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

Westwood

WestwoodDescubrí a Stella Gibbons gracias a Impedimenta y sus magníficas ediciones, que hacen imposible que sus libros pasen desapercibidos. Desde luego nunca se puede juzgar un libro por su portada, pero lo cierto es que algunas funcionan como imanes y otras casi como repelentes. Afortunadamente tras las apariencias diseñadas por Impedimenta me encontré con la genial La hija de Robert Pose y poco después con Flora Poste y los artistas. En esta ocasión, Westwood, no se lo debo ni a la editorial ni mi gusto por la autora sino a la recomendación de Zazou, una bibliomaníaca que, aunque alguna vez desvaríe, otras, las más, acierta con sus elecciones y sugerencias literarias.
En esta obra Stella Gibbons se aparta de la comicidad que encontramos en las aventuras de Flora Poste y adopta un tono más grave sin perder por ello la frescura de sus personajes. Westwood, ambientada en un Londres acosado por los continuos bombardeos alemanes y el racionamiento durante la II Guerra Mundial, narra la historia de Margaret Streggles una joven maestra que vive con su familia y que sueña con una vida diferente alejada de la mediocridad que la rodea. Mientras su madre reza para que algún día se case, porque “aunque no tiene un gran concepto de los hombres ni del matrimonio, lo que está claro es que no soporta a las solteronas”, ella aspira a salir de ese círculo impuesto y entrar en los ambientes intelectuales y bohemios londinenses. Margaret no se parece a Hilda, su amiga, una joven alegre y despreocupada, capaz de reírse y disfrutar de la vida incluso en plena guerra. Todo parece que puede cambiar el día que encuentra, en una calle de Hampstead Heath, una cartilla de racionamiento que le acaba poniendo en contacto con un famoso pintor y su familia, entre la que se encuentra el prestigioso dramaturgo Gerard Challis.
Ese hallazgo fortuito permite a Gibbons mostrarnos una sociedad en la que siguen rigiendo grandes diferencias de clase, que ni siquiera la guerra ha conseguido eliminar, y que ella conoce bien gracias a su educación, típicamente femenina, y a un padre un tanto excéntrico y misógino cuyos arrebatos traslada la historia. Westwood no es una crónica social, es en realidad una novela de iniciación en la que asistimos al proceso de aprendizaje y maduración de Margaret Streggles desde su llegada a Londres, la otra gran protagonista de la novela. “Londres la había cambiado. La certeza de que regresaría al cabo de pocas semanas, de que viviría allí, en aquella ciudad extraña y fascinante, la llenaba de una alegría que le costaba mucho reprimir.” Pero la vida no a sería ni tan fácil ni fascinante como esperaba y tendrá que aprender a manejar sus sueños y sus decepciones.
Westwood es una buena novela aunque no llega a los niveles de La hija de Flora Poste. Hace una magnífica creación de personajes, sobre todo por diversidad y profundidad psicológica de los femeninos, pero la trama aparece, en algunos momentos, un tanto desconectada o precipitada respecto a la evolución de la protagonista.

.

11 comentarios

Archivado bajo Reseñas