Archivo de la etiqueta: Márkaris Petros.

abril: resumen de lecturas

En contra de lo que creía, la falta de tiempo este mes ha afectado a las lecturas menos de lo yo pensaba. No ha ocurrido lo mismo con reseñas y comentarios. Y es que encontrar tiempo para leer, es mucho más sencillo que encontrarlo para escribir, así que aprovechando este fin de semana largo voy a intentar, sino ponerme al día, al menos contar algunas cosas.
Repasando ahora el cuaderno que acompaña mis lecturas, lamento que se me hayan quedado en el tintero (mejor, en el teclado) un par de libros que merecían una entrada individual. En fin, espero que aunque aquí el comentario sea más breve consiga mostraros lo más importante. Pero vayamos por partes.


Una madreUna madre, Alejandro Palomas

Desde la primera referencia que tuve del libro lo incluí en las lista de futuribles. Cada nueva reseña hablaba de él mejor que la anterior, lo que reforzaba su derecho a estar en la lista y a la vez lo iba relegando ante nuevas propuestas. Contradictoria, que es una… Total, para leerlo y confirmar que había sido un error postergarlo. Como lo ha sido no escribir la reseña cuando tenía todas las emociones en las tripas y todavía me estaba riendo y llorando con esta madre que es, como todas, mucho más que una madre. Esto es lo que descubren Fernando y sus hermanas a partir de una cena de Nochevieja en la que por fin Amalia, la madre, ha conseguido reunirlos a todos. Fernando, a través de la preparación de la cena y de las emociones y recuerdos que evoca, de las alegrías y las penas, nos narra como “mamá se hizo grande, se descubrió protagonista sin papá al lado y con un gesto nos empequeñeció a todos, reordenando una vez más un escenario que creíamos invariable.” En realidad fueron Fernando y sus hermanas quienes la descubrieron, quienes por fin se dieron cuenta que Amalia era mucho más de la madre que ellos tres veían y que tendrían que dar “gracias a las mujeres de la familia, porque cuando tocó reaprender a vivir fueron las primeras en salir adelante”.
El autor lo que de verdad le interesa es ver más allá de la madre y nos pone sobre la pista desde la primera frase en la que Amalia, cual Mrs. Dalloway, le dice a su hijo que “ella misma compraría las flores”, abriendo de par en par la puerta del cuarto propio.
Leer principio.

Lágrimas en la lluvia, Rosa Montero.

No soy muy aficionada la ciencia ficción, pero sí a Rosa Montero así que el género no iba echarme para atrás. En Lágrimas en la lluvia Montero nos presenta un futuro creíble, que es en realidad una degeneración del presente. Probablemente una visión pesimista, pero lo cierto es que viendo lo que nos rodea es imposible pensar que en 2109 la contaminación no exista, el planeta se haya regenerado, la clase política este dominada por la honestidad, no exista la codicia, se respete la diversidad y la igualdad de mujeres y hombres sea una realidad. En este futuro realista vive Bruna Husky, una tecnohumana detective. Pero no os dejéis llevar por la primera impresión, no estamos ante una novela negra ambientada en el futuro. En algún momento las necesarias explicaciones de un mundo que no conocemos ralentiza la lectura pero la capacidad de la autora para manejar el lenguaje y hacerlo de forma ágil te engancha para llevarte finalmente donde quería a hablar de la enfermedad, la muerte y la memoria. Y en definitiva del amor. Una estupenda novela, que por lo que llevo leído tiene una buena continuación en El peso del corazón. Pero de este os hablaré en mayo.

La segunda parte del mes me trajo como regalo un e-reader, así que el resto de las lecturas han sido digital y más un intento de adaptarme a esta forma de leer que una lectura profunda.

Muerte entre líneas, Dona Leon

Otro episodio del Comisario Brunetti en el que persigue por callejones y canales venecianos a un ladrón de libros antiguos. Esta es una de las últimas entregas y respecto a los primeros libros de la serie, que son los que he leído, creo que ha perdido fuerza tanto el personaje, que se repite demasiado, como la presencia de Venezia como personaje que, en realidad, es lo que más me atrae.

Hasta aquí hemos llegado, Petro Markaris

Cuarta entrega de la “Trilogía” de la crisis que se inició en “Con el agua al cuello”. Desde 2013 las cosas no han mejorado: la Troika y Merkel siguen apretando el cuello de la población griega, los recortes se han llevado por delante el empleo, la sanidad, la educación y la extrema derecha gana poder con la presencia de Amanecer Dorado en las instituciones y en las calles. Una interesante crónica de la realidad.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

#paisajes2. Atenas

Es más que tópico decir que la lectura nos transporta a otras vidas y otros mundos, pero en el caso de Márkaris es absolutamente real. Seguir los pasos del comisario Jaritos, luchando contra el tráfico de una ciudad caótica, nos proporciona el mejor tour para conocer Atenas. Una ciudad en la que conviven la Historia, el Arte, los atascos y ahora también las manifestaciones para desesperación del comisario a bordo de  su flamante Seat Ibiza, con el que por fin ha podido sustituir su viejo Fiat mirafiori.  Le acompañamos del despacho de su hija Katerina a su casa para cenar los deliciosos tomates rellenos de Adrianí.

La distancia entre la calle Grigoriu Zeologu y nuestra casa, en la calle Asritocleus, es corta y podríamos recorrerla tranquilamente a pie, pero no quiero dejar el coche aparcado en la calle Zeologu. Enfilo la calle Formíonos y desde allí cojo Filolao para salir a Timozeu.”

Itinerario

Otro de sus destinos habituales es su despacho en el Departamento de Homicidios de la Jefatura de Policía en la Avenida Alexandras, a pocos metros del estadio del Panathinaikos.

Avenida Allexandras

Pero si algo está dificultando la movilidad del comisario son las manifestaciones. “Para llegar a las inmediaciones de la Acrópolis no existen demasiadas alternativas. Yo prefiero el recorrido que va desde la avenida Re Konstantinos al Zappeion, porque me permite entrar en la calle Veiku desde Singrú y evitar así la plaza Sintagma: nunca se sabe cuántas manifestaciones ni con cuántos cortes de manga te topará delante del Parlamento” 

Athens_Acropolisplaza_syntagma_grecia

” ‘La inteligencia se agudiza con el hambre’, decían los viejos y hoy está en boca de todos. En nuestros tiempos, la pobreza agudiza las manifestaciones”

universidad 73150313_manifestacion_estudiantes_grecia_lc.columnas_8

La situación no deja demasiadas opciones y de nuevo, como ya ocurrió en el 73 contra la dictadura la Universidad Politécnica vuelve a gritar Pan, Educación, Libertad

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes de novela

Pan, educación, libertad

pan-educacion-libertadCon Pan, Educación, Libertad  Márkaris cierra la Trilogía de la Crisis que comenzó en Con el agua al cuello. Desgraciadamente este final sólo ha alcanzado a la literatura y ni Grecia ni España parecen vislumbrar ese final.

Al igual que en las entregas anteriores el Comisario Jaritos tiene que vérselas no sólo con un caso de asesinato sino con un país en bancarrota económica y moral. Es enero de 2014 Grecia se ha declarado en quiebra y ha salido del euro. El dracma vuelve a ser la moneda oficial, el Estado ya no puede hacer frente al pago de las nóminas, no hay trabajo, las protestas continúan y se produce una escalada de la violencia neonazi.  En este clima aparece asesinado un contratista de obras que en su juventud había participado activamente en la lucha contra la dictadura militar. Fue entonces durante los “Hechos de la Politécnica” en 1973 cuando los estudiantes hicieron famoso el lema “Pan, educación, libertad” que ahora aparece junto al cadáver.

Este es el arranque de una novela que rápidamente deja de ser negra para convertirse en crónica social y política. Más aún que las anteriores la investigación policial es un instrumento perfecto para la denuncia social y para poner en evidencia lo que había detrás del falso crecimiento en el que había – hemos- vivido en los últimos años. Magnífico y aterrador relato de la sociedad griega, que también es la nuestra, de la que sólo nos diferenciamos en el nombre de las calles, organizada sobre la base de la especulación y la mentira.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Kostas Jaritos contra la crisis

con-el-agua-al-cuello-ebook-9788483836286liquidacion-final-petros-markaris-L-TpZR_k.jpeg

Con el agua al cuello  y Liquidación final son los dos últimos casos del comisario Jaritos y las dos primeras entregas de la “Trilogía de la crisis”: un ejercicio de novela-protesta con el que Petros Márkaris nos ofrece realista visión de la crisis y denuncia las consecuencias que esta tiene para la población.

“¿Qué es el atraco a un banco comparado con la creación de banco?”

Con esta cita de Bertolt Brecht, que encabeza la primera novela de la Trilogía, Márkaris deja claro desde el principio que no estamos ante  un caso más de la serie, sino que los crímenes a los que se tiene que enfrentar Kostas Jaritos tienen una vertiente diferente y mucho más profunda: hay crímenes estructurales que nunca se persiguen.

En Con el agua al cuello debe investigar el asesinato de Nikitas Zisimópulos, antiguo director de banco, degollado con una espada y en Liquidación final se enfrenta a un asesino que parece haberse tomado la justicia por su mano, y a quien la ciudadanía comienza a aplaudir en un clima de indignación generalizada.

El avance de ambas investigaciones proporciona  Márkaris el marco necesario para poner en evidencia como un sistema financiero en bancarrota, que ha recibido miles de millones de euros, y un escandalosos fraude fiscal han provocado una situación insostenible para la población. De la mano del comisario Jaritos descubrimos a los culpables, pero también  una ciudad intransitable por las continuas protestas y manifestaciones, de las que ya nadie se queja porque es lo único que les queda; la desesperación de una juventud preparada que no encuentra otro futuro que la emigración; recortes salariales; reducción de prestaciones; el suicidio cuando se llega al límite.

Atenas y el pueblo griego son protagonistas indiscutibles de ambas novelas, pero son absolutamente intercambiables por Madrid y el pueblo español. No me resisto a destacar un párrafo de Liquidación final:

Aquí donde me ve usted, he construido media región del Ática, desde la Avda. Maratón hacia abajo. Me acusan de haberlo hecho ilegalmente, en terrenos quemados, en zonas boscosas no urbanizables, en tierras municipales. No lo negaré, pero también he dado trabajo a mucha gente, he adquirido toneladas de maquinaria y material, los que compraban las casas construidas por mí pedían préstamos hipotecarios, y los bancos hacían negocio. Es lo que llaman “desarrollo económico”, amigo mío. En todos estos años, el Estado no ha venido a decirme: “Eh, tú que estás construyendo en los bosques, en terrenos reforestables y mis tierras, ven aquí, todo esto es ilegal, y te lo voy a quitar todo y voy a derribar”, ¿verdad que no?¿Y por qué no dijeron nada? Porque, hasta hace poco, el propio Estado lo consideraba desarrollo y miraba para otro lado. Ahora usted podría decirme que este desarrollo es una farsa. De acuerdo. Pero, cuando el propio Estado es una farsa, ¿qué otra cosa va a ser el desarrollo?

http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/4101/Petros_Markaris_Espana_ya_no_esta_como_Grecia_hace_cuatro_anos_esta_como_Grecia_hace_12_meses

Deja un comentario

Archivado bajo General, Reseñas