Archivo de la etiqueta: Montero Rosa.

mayo: resumen de lecturas

Acabé abril con la compañía de viejos amigos, los comisarios Guido Brunetti y Kostas Jaritos, con el propósito dejar la investigación criminal y dedicarme a otros menesteres literarios. Pero ya se sabe que Dios propone y el Diablo dispone (o algo así) y mayo ha resultado mucho más investigador de lo que yo pensaba.


EL PESO DEL CORAZÓN, Rosa Montero.
Nuevo caso de Bruna Husky, una detective replicante que a las dificultades clásicas de la profesión añade una compleja red de emociones que le traen por la calle de la amargura. Ella, como el resto de tecnohumanos, tiene una memoria implantada, pero la suya es mucho más compleja y le obliga a manejar unos sentimientos que nunca sabe muy bien si son ficticios o reales. La pérdida, el peso de la memoria en la construcción de la identidad, el amor y la enfermedad vuelven a enredarse con el crimen, que no parece que vaya a desaparecer en el futuro. Una visión pesimista de la que sólo parece que nos podrá redimir “la intimidad más plena y vaporosa, la capacidad de tocarnos los unos a los otros a través de esa invisible, maravillosa nada”.

 MUERTE EN VERANO, Benjamin Black
Última, creo, entrega de la serie. Entretenido sin más. Quirke, el forense protagonista, es un personaje clásico, con cierto encanto pero que no termina de conectar conmigo. No sé muy bien qué es, pero le falta algo. Quizá influya mis dificultades para ubicar el tiempo de la narración.

LA FORMACIÓN DE UNA MARQUESA, Frances Hodgson Burnett
“Se ha ahorrado una enorme decepción por ser niña. Sabe desde el momento de nacer que nadie le ha privado de la posibilidad de ser marqués de Walderhurst”. En un mundo que limitaba, de hecho y de derecho, la ambición femenina nacer mujer desde luego ahorraba decepciones, aunque no preocupaciones. ¿Qué les esperaba a las mujeres de cierta posición que no podían heredar, no encontraban marido y no podía trabajar? Desde luego poco más que la pobreza. Contado con despreocupación, porque no lo contrario no es elegante, descubrimos el funcionamiento de una sociedad clasista y basada en las apariencias y la etiqueta, que me indigna tanto como me atrae.

LA GOLONDRINA NEGRA, Sissel-Jo-Gazan

Segundo caso de Søren Marhauge en el de nuevo se enfrenta a una investigación en la que se mezclan el crimen, la ciencia y los secretos de familia. Elementos que ya aparecían en Las alas del dinosaurio, publicada en 2011, que fue premiada como “Mejor Novela Danesa de la Década (2000-2010). Gazan es doctora en biología lo que le permite apoyar, de forma sólida, una trama policial clásica en un ambiente tan alejado de la intriga policial como la Universidad y la investigación científica, recurriendo en esta ocasión a un hecho real, la experiencia de una doctora danesa a partir de una investigación sobre las campañas de vacunación en África.
Gazan construye un relato sólido que engancha desde el principio, no sólo por la intriga en torno a la muerte del profesor Storm sino también por el desarrollo de la historia de los personajes protagonistas.
Por supuesto, se pueden leer ambas novelas de forma independiente, pero yo os recomendaría empezar con Las alas del dinosaurio.

UNA SUERTE PEQUEÑA, Claudia Piñeiro
Mary Lohan tuvo suerte cuando la señora con el bebé pasó de largo y no ocupó el asiento libre que había a su lado en el avión que le llevaba de vuelta a Buenos Aires veinte años después. Fue una suerte pequeña, no una gran suerte, de esas de las que le hablaba su madre, pero una suerte al fin y al cabo. Yo también la tuve el día que me crucé con la Betibú de Claudia Piñeiro, un thriller que aprovechaba el relato para dar unas cuantas lecciones de periodismo. En Una suerte pequeña, encontramos también una intriga, esta vez de un misterio del pasado pero la novela es mucho más, aunque eso os lo contaré en un comentario un poco más amplio. Por el momento quedaos con la recomendación.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

abril: resumen de lecturas

En contra de lo que creía, la falta de tiempo este mes ha afectado a las lecturas menos de lo yo pensaba. No ha ocurrido lo mismo con reseñas y comentarios. Y es que encontrar tiempo para leer, es mucho más sencillo que encontrarlo para escribir, así que aprovechando este fin de semana largo voy a intentar, sino ponerme al día, al menos contar algunas cosas.
Repasando ahora el cuaderno que acompaña mis lecturas, lamento que se me hayan quedado en el tintero (mejor, en el teclado) un par de libros que merecían una entrada individual. En fin, espero que aunque aquí el comentario sea más breve consiga mostraros lo más importante. Pero vayamos por partes.


Una madreUna madre, Alejandro Palomas

Desde la primera referencia que tuve del libro lo incluí en las lista de futuribles. Cada nueva reseña hablaba de él mejor que la anterior, lo que reforzaba su derecho a estar en la lista y a la vez lo iba relegando ante nuevas propuestas. Contradictoria, que es una… Total, para leerlo y confirmar que había sido un error postergarlo. Como lo ha sido no escribir la reseña cuando tenía todas las emociones en las tripas y todavía me estaba riendo y llorando con esta madre que es, como todas, mucho más que una madre. Esto es lo que descubren Fernando y sus hermanas a partir de una cena de Nochevieja en la que por fin Amalia, la madre, ha conseguido reunirlos a todos. Fernando, a través de la preparación de la cena y de las emociones y recuerdos que evoca, de las alegrías y las penas, nos narra como “mamá se hizo grande, se descubrió protagonista sin papá al lado y con un gesto nos empequeñeció a todos, reordenando una vez más un escenario que creíamos invariable.” En realidad fueron Fernando y sus hermanas quienes la descubrieron, quienes por fin se dieron cuenta que Amalia era mucho más de la madre que ellos tres veían y que tendrían que dar “gracias a las mujeres de la familia, porque cuando tocó reaprender a vivir fueron las primeras en salir adelante”.
El autor lo que de verdad le interesa es ver más allá de la madre y nos pone sobre la pista desde la primera frase en la que Amalia, cual Mrs. Dalloway, le dice a su hijo que “ella misma compraría las flores”, abriendo de par en par la puerta del cuarto propio.
Leer principio.

Lágrimas en la lluvia, Rosa Montero.

No soy muy aficionada la ciencia ficción, pero sí a Rosa Montero así que el género no iba echarme para atrás. En Lágrimas en la lluvia Montero nos presenta un futuro creíble, que es en realidad una degeneración del presente. Probablemente una visión pesimista, pero lo cierto es que viendo lo que nos rodea es imposible pensar que en 2109 la contaminación no exista, el planeta se haya regenerado, la clase política este dominada por la honestidad, no exista la codicia, se respete la diversidad y la igualdad de mujeres y hombres sea una realidad. En este futuro realista vive Bruna Husky, una tecnohumana detective. Pero no os dejéis llevar por la primera impresión, no estamos ante una novela negra ambientada en el futuro. En algún momento las necesarias explicaciones de un mundo que no conocemos ralentiza la lectura pero la capacidad de la autora para manejar el lenguaje y hacerlo de forma ágil te engancha para llevarte finalmente donde quería a hablar de la enfermedad, la muerte y la memoria. Y en definitiva del amor. Una estupenda novela, que por lo que llevo leído tiene una buena continuación en El peso del corazón. Pero de este os hablaré en mayo.

La segunda parte del mes me trajo como regalo un e-reader, así que el resto de las lecturas han sido digital y más un intento de adaptarme a esta forma de leer que una lectura profunda.

Muerte entre líneas, Dona Leon

Otro episodio del Comisario Brunetti en el que persigue por callejones y canales venecianos a un ladrón de libros antiguos. Esta es una de las últimas entregas y respecto a los primeros libros de la serie, que son los que he leído, creo que ha perdido fuerza tanto el personaje, que se repite demasiado, como la presencia de Venezia como personaje que, en realidad, es lo que más me atrae.

Hasta aquí hemos llegado, Petro Markaris

Cuarta entrega de la “Trilogía” de la crisis que se inició en “Con el agua al cuello”. Desde 2013 las cosas no han mejorado: la Troika y Merkel siguen apretando el cuello de la población griega, los recortes se han llevado por delante el empleo, la sanidad, la educación y la extrema derecha gana poder con la presencia de Amanecer Dorado en las instituciones y en las calles. Una interesante crónica de la realidad.

4 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

La rídicula idea de no volver a verte

La ridicula idea de no volver a verteLa ridícula idea de no volver a verte es un libro diferente, que no permite ser clasificado en un solo género. Y eso está bien, es refrescante. Me gusta encontrar libros, gente, cosas…que no entran en ninguno de los trajes que ya tenemos diseñados y que en realidad sólo sirven para tranquilizarnos pero ocultándonos muchas cosas. Rosa Montero se lía la manta a cabeza y nos cuenta todo lo que habría quedado oculto en un libro tradicional. Nos habla con su voz del amor, la pasión, la muerte… en definitiva de la vida.

En el encontramos biografía, memorias, diario, reflexión personal, pensamiento feminista…Es un libro original: un blog en formato papel. Ahora bien, su originalidad no lo convierte en una excepción en la trayectoria de la autora, sigue siendo “un rosa montero” en el que reencontramos las constantes de su obra de ficción y los temas que aborda en sus libros biográficos: la vida diaria, el magnífico tratamiento de los personajes femeninos que son, en este caso con mayor razón aún, los que confieren veracidad a la historia, sea ficción o no; la cotidianeidad de los sentimientos como algo transversal al ser humano humano, que es capaz de lo más grandioso y lo más mezquino, pero todos sentimos miedo, amor, pasión, dolor, y comemos y dormimos y bailamos…

El libro se gesta  a partir de la propuesta de hacer un prólogo a la publicación del diario de Marie Curie, y como empiezan a entrarle ganas de hablar de una mujer que siempre le ha atraído: “ganas de contar su historia a mi manera. Ganas de usar su vida como vara de medir para entender la mía”. Y cómo no le iban a entrar esas ganas, si comparten la pasión y ese indecible dolor verdadero de la pérdida. Es justamente esta identificación la fuerza que cohesiona un libro que por momentos parece hecho a piezas.

Personalmente me ha resultado absolutamente conmovedor desde el título, pero no lacrimógeno.  La ridícula idea de no volver a verte es la mejor frase que he oído o leído en mucho tiempo: de una vez resume todo el  amor y todo el dolor que se puede sentir por quien ha sido compañero o compañera de vida. Está es, sin embargo, sólo la primera de un sinfín de frases reseñables a lo largo de todo el libro. No me resisto a copiar algunas:

– Sólo en los nacimientos y en las muertes se sale uno del tiempo.

– Narro y comparto una noche lacerante y al hacerlo arranco chispazos de luz a la negrura.

– La creatividad es justamente esto: un intento alquímico de transmutar el sufrimiento en belleza.

La autora nos avisa al principio que no es un libro sobre la muerte ni  sobre duelo; o no solo. Y es cierto. Es un libro sobre la vida, sólo que en ella va incluida la muerte y es mejor recordarlo  porque la disfrutaremos mucho más.

3 comentarios

Archivado bajo Reseñas