Archivo de la etiqueta: Sanz Marta.

#primerosprincipios: La lección de anatomía

Tardé mucho en aprender a atarme los cordones de lo zapatos. Por eso, siempre fui una alumna atenta en clase, consciente de mis limitaciones con las matemáticas y de mi falta de habilidad con la costura. No existe una imagen más siniestra que la de una niña con la aguja y el hilo en la mano, concentrada, acercando los ojos a su retalillo, fingiendo ser otra persona, adoptando el escorzo de una anciana corta de vista.

Sanz, Marta

Editorial: Anagrama

ISBN: 978-84-339-9777-7

Páginas: 368

2 comentarios

Archivado bajo Primeros Principios

La lección de anatomía

La lección de anatomía es el tercer libro que leo de Marta Sanz y, sin embargo es la primera reseña que escribo. Podría dar la impresión de que sus libros no me han interesado lo suficiente para querer compartir mis impresiones, pero es todo lo contrario. Lo cierto es que he encontrado mucha sinceridad y, de alguna forma, tanto de mí que no he sabido (y sigo sin saber) por dónde empezar. Ahora que lo pienso creo que la dificultad viene de que aunque sus libros me han gustado también me han irritado. Y es que Sanz no es una escritora cómoda y complaciente. En absoluto. Es directa y descarnada; pone el dedo en la llaga y no parece importarle si duele o no. O quizá sí. Empieza como una niña buena y acaba dándote un hachazo. Explica Chirbes en el prólogo que la autora “trabaja en una literatura de intervención que obliga al lector a ponerse en el sitio en el que no quiere estar, porque desde allí acaba viendo lo que nunca debería ver, eso que, una vez descubierto, te parece tan evidente que ya no puedes quitártelo de encima”.

La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, Rembrandt

Esta novela, que no es una novela, aunque se lea como tal, podría ser una novela de iniciación. A través de la autobiografía, en la que se muestra desnuda y sin florituras, la autora nos lleva por su proceso de aprendizaje y también por el de todas las mujeres de su generación. Como en el cuadro de Rembrandt los espectadores aprenden sobre su propio cuerpo al contemplar el del cadáver, nosotros lectores, pero sobre todo nosotras lectoras, aprendemos de nuestros miedos, esperanzas, contradicciones, bondades y bajezas al conocer las de la autora. En este sentido La lección de anatomía es el precedente de Daniela Astor y la caja negra, donde consigue unir de forma magistral esos dos planos: el individual y el generacional.

Nos cuenta su vida y todas  las Marta que ha sido, desde la marta-niña a la marta-adulta , y todas ella están conectadas con las demás mujeres: las de su entorno y las de su generación marcadas todas por los mismo códigos. Son muchos los párrafos que destacaría pero hay uno que me gusta especialmente y que, algo acortado, transcribo:

(tenía) “La intuición de que a las mujeres siempre se las había golpeado (…). Era una sabiduría profunda que no se enuncia en los programas escolares, pero anida en el occipucio de las hembras de la especia desde el principio de los tiempos. Una sabiduría que no se limpia, aunque los occipucios se laven con amoniaco (…). Hay mujeres desenvueltas (…) que parecen poder salvarse. Pero esas mujeres también tienen occipucio (…). Las feministas restriegan con amoniaco y las mujeres jóvenes que piensan que esa ya no es su lucha –que han olvidado a sus madres, a sus abuelas y la existencia de su occipucio- y aspiran a ser jefas o ministras no saben todo lo que han de agradecerle al amoniaco”.

Yo también tengo ese occipucio y como ella agradezco el amoniaco que muchas, antes que yo han, restregado con fruición. Ese mismo occipucio, además de una coincidencia generacional, es el que me hace sentir tan cerca de sus textos. Y a veces tan lejos porque yo también tengo muchos de esos ramalazos menos políticamente correctos.

Leer el principio

6 comentarios

Archivado bajo Reseñas

Marzo: resumen de lecturas

El mes de marzo ha sido un productivo  y satisfactorio mes de lecturas, aunque no puedo decir lo mismo respecto a la publicación de reseñas. Ahí debo reconocer que ha sido un verdadero desastre. No sé muy bien que ha pasado…bueno, en realidad, si lo sé: que cada día me organizo peor. En general soy una persona ordenada, algunos dirían que eso es quedarse muy corta, pero el tiempo soy incapaz de ordenarlo. Como tampoco tiene mucho sentido mortificarse y, a fin de cuentas, lecturas y reseñas son para disfrutar lo mejor es sonreír y seguir adelante. He pensado que lo más práctico era hacer una resumen del mes y tomarme con más calma la reseña de alguno de ellos.

ESTOY MUCHO MEJOR, David Foenkinos

David Foenkinos se dió a conocer con su novela La Delicadeza con la que obtuvo numerosos premios y llegó a ser finalista en todos los grandes galardones franceses. Estoy mucho mejor publicada, en 2013, es una novela amable, sin pretensiones que nos habla de la necesidad de enfrentarse a los problemas  y dificultades, porque si no lo hacemos un día irrumpirán todos de golpe y ya no vamos a tener escapatoria.

“Al principio noté una molestia difusa; un simple dolorcillo agudo en la parte baja de la espalda. Nunca me había pasado antes, no había razón para agobiarse. Sería seguramente un nudo de tensión por una acumulación reciente de preocupaciones”

DANIELA ASTOR Y LA CAJA NEGRA, Marta Sanz

daniela-astor-y-la-caja-negra-9788433997623Es la lectura de marzo para el Club de Lectura que yo misma había propuesto. Hasta que tuve noticia de esta novela no conocía a la autora ni había, claro está, leido nada suyo. Casi a la vez por diferentes vías me llegaron muy buenas referencias que se han confirmado plenamente. Daniela Astor y la caja negra “es una historia sobre el adulto que todos los niños llevamos dentro y también sobre la niña que se ha quedado dentro de mí”. Marta Sanz realiza un agudo retrato de la Transición y la sociedad española de la época, narrado desde el punto de vista de las mujeres a través del trabajo y los recuerdos de Catalina H. Grinán. Esta es ahora una periodista de mediana edad que mientras elabora un documental sobre el inicio de la Transición va repasando sus propias viviencias y cómo le influyó. Magnificamente escrito con un lenguaje directo e incisivo, que no da tregua en un claro intento de alejarse de todo sentimentalismo y presentar las cosas tal y como fueron.

Tuvimos la fortuna de que Marta Sanz aceptara asistir a la tertulia con lo que pudimos disfrutar mucho más de la lectura y profundizar en la historia con su guía. Con calma escribiré la reseña y por el momento dejo una entrada en Hablando de… en la que recojo todas las referencias literarias de la novela y las recomendaciones que nos dejó la autora.

BLACK, BLACK, BLACK, Marta Sanz

BlackLeí Daniela Astor y la caja negra en un suspiro y me quedé con ganas de más así que  opté por Black, black, black: una novela negra como su propio nombre indica. Los padres de Laura Esquivel, una geriatra que ha aparecido estrangulada en su piso de Madrid, contratan al detective Arturo Zarco para que investigue su muerte, con la espereranza de poder inculpar a Yalal, el albañil marroquí con el que estaba casada. A pesar de tran tradicional comienzo el resto de la novela se aleja bastante de una novela negra clásica. Divida en tres partes nos ofrece diferentes puntos de vista  que en algún caso parecen alejarnos por completo de la trama, hasta llegar a la resolución del caso. Pero es que como nos explicó la autora no tiene ningún interés en que el lector se sienta cómodo, su intención es molestarle, obligarle a trabajar, a reflexionar, a hacer una lectura activa. Desde luego si su intención es crearnos incomodidad, lo ha conseguido.

LA PIEDRA DE MOLER, Margaret Drabble

Según su autora “la protagonista era una mujer de su tiempo, atrapada en el principio de una época en la que no sabía cómo entrar: en la frontera del ligue de una noche de la vírgen ignorante y el ligue de una noche de Bridget Jones”.  La piedra de moler es desde mi punto de vista una novela de inicación, sólo que algo tardía. Rosamund Stacy hace mucho que ha dejado la adolescencia, ya es una mujer adulta, aunque parezca carecer de muchas de las herramientas ya que debería dominar. Es una brillante investigadora que prepara su doctorado sobre el soneto isabelino y que se queda embarazada la primera vez que tiene relaciones sexuales. No tarda demasiado en decidir que quiere tenerlo, mejor dicho, decidir que no quiere no tenerlo. Mucho más interesante la reflexión en torno a la relación entre indepencencia y necesidad de los demás que sobre la idea de maternidad, que no termino de decidir si me gusta o no.

UNA BIBLIOTECA DE VERANO, Mary Ann Clark Bremer

Brevísimo libro sobre la pasión por los libros y la capacidad de la literatura para ayudarnos a vivir y superar dificultades. Cuando termina la guerra Mary Ann ha perdido a sus padres y a su tío Marcel quien le inculcó su amor por los libros. Regresa al pueblo donde pasaba los veranos y se encarga de poner en marcha la bliblioteca destruida por las tropas alemanas. Un libro para disfrutar de tus recuerdos y de tu propia relación con la lectura al que se puede criticar que es excesiavamente breve.

Más o menos en paz con mis compromisos blogueros voy a la lanzarme al mes de abril que viene cargado de cosas: viajes exóticos, cumpleaños y libros, claro.

6 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes