Archivo de la etiqueta: Yalom Irvin D.

El problema de Spinoza

el-problema-de-spinoza-9788423346141

Yalom nos explica en el prólogo que durante mucho tiempo se había sentido intrigado por Spinoza a quien describe como “valiente pensador del siglo XVII, autor de libros que cambiaron verdaderamente el mundo”, se anticipó “a la secularización, al Estado democrático liberal y al auge de las ciencias naturales, y preparó el camino para la Ilustración.”  A pesar de ser excomulgado por la comunidad judía de Ámsterdam, censurado por el cristianismo y su obra prohibida su pensamiento ha tenido gran influencia en el desarrollo intelectual de Occidente. Einstein afirmaba que el sólo creía en “el dios de Spinoza”, un dios equivalente a la Naturaleza que no anda preocupándose de los actos humanos.

Es evidente el potencial narrativo de un personaje como Baruch Spinoza, pero Yalom se enfrenta a la dificultad de novelar una vida solitaria y contemplativa dedicada al estudio, sin más acontecimientos que la promulgación del herem contra él. El problema es resuelto finalmente por los nazis. En una visita al museo Spinoza en Rijnsburg, descubre que Alfred Rosenberg, principal ideólogo nazi y el encargado de las operaciones del saqueo cultural del Tercer Reich, se incauta de todo su contenido. Pero en contra de lo que podía esperarse los libros no fueron quemados, sino que aparecieron años después en una mina de sal.

¿Por qué estaba tan interesado Rosenberg en la biblioteca de Spinoza? ¿Cómo se explica el interés de un miembro  destacado del nazismo, cercano a Hitler, por un filósofo judío del siglo XVII? La respuesta a estas preguntas es la llave de acceso a ambos personajes. Yalom utiliza la búsqueda obsesiva de Rosenberg para sumergirnos en el pensamiento de Spinoza y explicar cómo su influencia pudo prolongarse a lo largo de tres siglos. Alternando capítulos dedicados a cada uno de los personajes consigue una lectura ágil y adictiva que sin embargo no es capaz de mantener hasta el final. A medida que avanza la obra solo los pasajes dedicados a Spinoza consiguen mantener el interés e incluso estos han perdido gran parte de la fuerza inicial. Por su parte Rosenberg acaba siendo una simple excusa, el Macguffin que permite avanzar la trama. Es cierto que estamos ante una novela, lo que da a su autor libertad para especular sobre lo que podría haber pasado, pero siempre dentro de los límites de los verosímil y creo que en algunas situaciones los ha excedido haciendo perder credibilidad al personaje y por tanto a la novela en su conjunto

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Reseñas