Archivo de la etiqueta: Clark Bremer Mary Ann.

Marzo: resumen de lecturas

El mes de marzo ha sido un productivo  y satisfactorio mes de lecturas, aunque no puedo decir lo mismo respecto a la publicación de reseñas. Ahí debo reconocer que ha sido un verdadero desastre. No sé muy bien que ha pasado…bueno, en realidad, si lo sé: que cada día me organizo peor. En general soy una persona ordenada, algunos dirían que eso es quedarse muy corta, pero el tiempo soy incapaz de ordenarlo. Como tampoco tiene mucho sentido mortificarse y, a fin de cuentas, lecturas y reseñas son para disfrutar lo mejor es sonreír y seguir adelante. He pensado que lo más práctico era hacer una resumen del mes y tomarme con más calma la reseña de alguno de ellos.

ESTOY MUCHO MEJOR, David Foenkinos

David Foenkinos se dió a conocer con su novela La Delicadeza con la que obtuvo numerosos premios y llegó a ser finalista en todos los grandes galardones franceses. Estoy mucho mejor publicada, en 2013, es una novela amable, sin pretensiones que nos habla de la necesidad de enfrentarse a los problemas  y dificultades, porque si no lo hacemos un día irrumpirán todos de golpe y ya no vamos a tener escapatoria.

“Al principio noté una molestia difusa; un simple dolorcillo agudo en la parte baja de la espalda. Nunca me había pasado antes, no había razón para agobiarse. Sería seguramente un nudo de tensión por una acumulación reciente de preocupaciones”

DANIELA ASTOR Y LA CAJA NEGRA, Marta Sanz

daniela-astor-y-la-caja-negra-9788433997623Es la lectura de marzo para el Club de Lectura que yo misma había propuesto. Hasta que tuve noticia de esta novela no conocía a la autora ni había, claro está, leido nada suyo. Casi a la vez por diferentes vías me llegaron muy buenas referencias que se han confirmado plenamente. Daniela Astor y la caja negra “es una historia sobre el adulto que todos los niños llevamos dentro y también sobre la niña que se ha quedado dentro de mí”. Marta Sanz realiza un agudo retrato de la Transición y la sociedad española de la época, narrado desde el punto de vista de las mujeres a través del trabajo y los recuerdos de Catalina H. Grinán. Esta es ahora una periodista de mediana edad que mientras elabora un documental sobre el inicio de la Transición va repasando sus propias viviencias y cómo le influyó. Magnificamente escrito con un lenguaje directo e incisivo, que no da tregua en un claro intento de alejarse de todo sentimentalismo y presentar las cosas tal y como fueron.

Tuvimos la fortuna de que Marta Sanz aceptara asistir a la tertulia con lo que pudimos disfrutar mucho más de la lectura y profundizar en la historia con su guía. Con calma escribiré la reseña y por el momento dejo una entrada en Hablando de… en la que recojo todas las referencias literarias de la novela y las recomendaciones que nos dejó la autora.

BLACK, BLACK, BLACK, Marta Sanz

BlackLeí Daniela Astor y la caja negra en un suspiro y me quedé con ganas de más así que  opté por Black, black, black: una novela negra como su propio nombre indica. Los padres de Laura Esquivel, una geriatra que ha aparecido estrangulada en su piso de Madrid, contratan al detective Arturo Zarco para que investigue su muerte, con la espereranza de poder inculpar a Yalal, el albañil marroquí con el que estaba casada. A pesar de tran tradicional comienzo el resto de la novela se aleja bastante de una novela negra clásica. Divida en tres partes nos ofrece diferentes puntos de vista  que en algún caso parecen alejarnos por completo de la trama, hasta llegar a la resolución del caso. Pero es que como nos explicó la autora no tiene ningún interés en que el lector se sienta cómodo, su intención es molestarle, obligarle a trabajar, a reflexionar, a hacer una lectura activa. Desde luego si su intención es crearnos incomodidad, lo ha conseguido.

LA PIEDRA DE MOLER, Margaret Drabble

Según su autora “la protagonista era una mujer de su tiempo, atrapada en el principio de una época en la que no sabía cómo entrar: en la frontera del ligue de una noche de la vírgen ignorante y el ligue de una noche de Bridget Jones”.  La piedra de moler es desde mi punto de vista una novela de inicación, sólo que algo tardía. Rosamund Stacy hace mucho que ha dejado la adolescencia, ya es una mujer adulta, aunque parezca carecer de muchas de las herramientas ya que debería dominar. Es una brillante investigadora que prepara su doctorado sobre el soneto isabelino y que se queda embarazada la primera vez que tiene relaciones sexuales. No tarda demasiado en decidir que quiere tenerlo, mejor dicho, decidir que no quiere no tenerlo. Mucho más interesante la reflexión en torno a la relación entre indepencencia y necesidad de los demás que sobre la idea de maternidad, que no termino de decidir si me gusta o no.

UNA BIBLIOTECA DE VERANO, Mary Ann Clark Bremer

Brevísimo libro sobre la pasión por los libros y la capacidad de la literatura para ayudarnos a vivir y superar dificultades. Cuando termina la guerra Mary Ann ha perdido a sus padres y a su tío Marcel quien le inculcó su amor por los libros. Regresa al pueblo donde pasaba los veranos y se encarga de poner en marcha la bliblioteca destruida por las tropas alemanas. Un libro para disfrutar de tus recuerdos y de tu propia relación con la lectura al que se puede criticar que es excesiavamente breve.

Más o menos en paz con mis compromisos blogueros voy a la lanzarme al mes de abril que viene cargado de cosas: viajes exóticos, cumpleaños y libros, claro.

6 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

Recien llegados

Imposible salir de una librería con las manos en los bolsillos, pero si estás en Tipos Infames ni lo intentes. Iba con idea de comprar Cuando se abrió la puerta…pero al final, sólo una fuerza sobrehumna me ha permitido salir  con tres libros

Cuando se abrio la puerta Cuando se abrió la puerta

Selección Marta Salís
Editorial Alba. Col. Maior
518 págs.
 
 

 

Antología de veinticinco relatos escritos entre 1882 y 1914 por escritos o protagonizados por nuevas mujeres. Termino con el que Sarah Grand se refería a esas mujeres que empezaban a rebelarse contra el papel de esposa y madre abnegadas que les había asignado la sociedad victoriana. Marta Salís hace una estupenda selección en la que podemos encontrar junto a escritoras casi desconocidas a otras de la talla de Edith Wharton, Willa Cather, Virgnia Wool o Katherine Mansfield,. Y también algunos hombres que defendían este cambio de rol o que hablaron de el como Thomas Hardy, Conan Doyle, Henry James o George Moore.

Una biblioteca de verano

Mary Ann Clark Bremer
Traducción: Hugo Bachelli
Editorial Periférica
86 págs.
 
 
 

 

No tenía referencia de la obra ni de la autora, me la descubrió una magnifica reseña de  La hierba roja. Espero disfrutarla tanto

Corre el año 1946. La guerra ha terminado y la joven norteamericana narradora de esta novela ha perdido en ella a sus padres. También, de muerte natural, ha perdido a su tío Marcel, un extraordinario personaje que la educó en el amor a los libros.
En el pequeño pueblo francés donde pasó los veranos de su infancia, la protagonista deberá ocuparse de poner en marcha una nueva biblioteca tras salir del hospital, ya que las tropas alemanas han destruido la anterior. Tendrá así oportunidad de pensar en el valor de la lectura y en la compañía que le han proporcionado los libros en los peores momentos, e incluso a la hora de tomar una u otra decisión… Sus recomendaciones a los vecinos del pueblo la harán formar parte fundamental de esa comunidad. Entretanto, el esplendor del verano invade la naturaleza de los alrededores y el jardín de la vieja casona que ha heredado de su tío.

Algún día este dolor te será útil

Peter Cameron
Traducción: Jordi Fibla
Libros del Asteroide
246 págs.
 
 
  

Este en realidad no es para mi, es un regalo, pero como se queda en casa y pienso leerlo, lo incluyo también entre los recién llegados. Tengo que reconocer que aunque no sean míos tengo cierto sentido de propiedad sobre todos los libros que hay en casa. Igual no es muy sano, pero es lo que hay.

James Sveck, el narrador de esta novela, es un adolescente inteligente y precoz, ha terminado el colegio y durante el verano trabaja en la galería de arte que su madre tiene en Manhattan y en la que casi nunca entra a nadie. Pese a haber sido admitido en la prestigiosa Universidad e Brown no está seguro de querer ir; lo que de verdad le gustaría es comprarse una casa en el campo y pasarse el día leyendo, sin ser molestado; detesta relacionarse con gente de su edad, a la que evita y con la que piensa que no tiene nada en común.

 

9 comentarios

Archivado bajo Recién llegados