Archivo de la categoría: Paisajes de novela

#paisajes3.Río Mundo

Pepe Carvahlo tiene varias almas una es gastrónoma, la otra viajera. Su novela podemos utilizarla como libro de cocina o como guía de viaje. Nos describre detalladamente los paisajes que rodean la narración y por los que se mueven los personajes. La rosa de Alejandría comienza en Trinidad y Tobago pero lejos de deleiterse con el Caribe y crearnos el deseo de emprender viaje, nos lo presenta brumoso, con un cielo de “color panza de burro”, totalmente alejado de las paradisícas playas con las que soñamos.  Lo que de verdad le gusta es Albacete. Si, Albacete. Sus platos típicos, sus vinos y, sobre todo su paisaje. Después de leer la novela no tengo el menor interés en ir a Trinidad o a Tobago, tanto monta…, pero estoy deseando hacer una excursión hasta el nacimiento del río Mundo, a ver los Chorros y la cueva que hay tras la cascada y los senderos brumosos,…

Nacimiento del Río Mundo

“Le aconsejaron tomar la carretera de Hellín y una vez allí coger a la derecha la comarcal de Elche de la Sierra. La Mancha le acompañó casi dormida hasta que un pequeño río Mundo, a partir de Elche de la Sierra, le mostró los valles que había abierto su dentadura de agua a través de los siglos y, a medida que avanzaba hacia los orígenes del río, un sol dulce con poquedades de invierno resaltaba los contrastes vivos de un paisaje de montaña, vegetaciones de país con aguas de paso, enebros, pinos, encinas, jaras, romeros, pero también las copas desnudas y pulposas de las nogueras a la espera del milagro de la primavera.”

mAPA

[…] “Empezaba una ancha vía de predriza entre frescores de alta montaña, pinos abetos en descenso hacia el primer remanso del río ya adivinado por el canto del agua en su caída.”

 “Y más allá de una recodo, la aparición repentina de un acantilado jiboso del que brotaba, como abriéndose paso, la cuchilla de agua del que sería el río Mundo unos kilómetros más abajo y ahora chorros de agua lamientes sobre una jiba de roca tapizada por el verdín, contemplándose en las primeras aguas aquietadas.  Era imposible no escuchar el canto propicio del centro de la tierra enviando a la superficie sus aguas preferidas para formar un río que, nadie sabía cómo ni por qué, pero se llamaba Mundo, había adquirido la responsabilidad de llamarse Mundo, en un rincón de una sierra de Albacete.”

“Era inevitable caminar sin dejar de mirar el prodigio de las aguas nacientes de una ranura abierta en los altos peñascales, que ultimaban contra el cielo una escenografía de primer día de la Creación, a la medida de un país sin aires  ni espacio para permitirse unas cataratas Victoria o simplemente las del Niágara.”

 

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Paisajes de novela

#paisajes2. Atenas

Es más que tópico decir que la lectura nos transporta a otras vidas y otros mundos, pero en el caso de Márkaris es absolutamente real. Seguir los pasos del comisario Jaritos, luchando contra el tráfico de una ciudad caótica, nos proporciona el mejor tour para conocer Atenas. Una ciudad en la que conviven la Historia, el Arte, los atascos y ahora también las manifestaciones para desesperación del comisario a bordo de  su flamante Seat Ibiza, con el que por fin ha podido sustituir su viejo Fiat mirafiori.  Le acompañamos del despacho de su hija Katerina a su casa para cenar los deliciosos tomates rellenos de Adrianí.

La distancia entre la calle Grigoriu Zeologu y nuestra casa, en la calle Asritocleus, es corta y podríamos recorrerla tranquilamente a pie, pero no quiero dejar el coche aparcado en la calle Zeologu. Enfilo la calle Formíonos y desde allí cojo Filolao para salir a Timozeu.”

Itinerario

Otro de sus destinos habituales es su despacho en el Departamento de Homicidios de la Jefatura de Policía en la Avenida Alexandras, a pocos metros del estadio del Panathinaikos.

Avenida Allexandras

Pero si algo está dificultando la movilidad del comisario son las manifestaciones. “Para llegar a las inmediaciones de la Acrópolis no existen demasiadas alternativas. Yo prefiero el recorrido que va desde la avenida Re Konstantinos al Zappeion, porque me permite entrar en la calle Veiku desde Singrú y evitar así la plaza Sintagma: nunca se sabe cuántas manifestaciones ni con cuántos cortes de manga te topará delante del Parlamento” 

Athens_Acropolisplaza_syntagma_grecia

” ‘La inteligencia se agudiza con el hambre’, decían los viejos y hoy está en boca de todos. En nuestros tiempos, la pobreza agudiza las manifestaciones”

universidad 73150313_manifestacion_estudiantes_grecia_lc.columnas_8

La situación no deja demasiadas opciones y de nuevo, como ya ocurrió en el 73 contra la dictadura la Universidad Politécnica vuelve a gritar Pan, Educación, Libertad

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes de novela

Paisajes de novela

DestinosViajar es mi otra pasión. Siempre estoy dispuesta a coger la maleta y marcharme a cualquier parte, a descubrir sitios nuevos o a disfrutar de los que ya conozco sin las prisas de la primera vez. Supongo que de aquí nace la necesidad de ubicar y conocer los paisajes y lugares que se mencionan en los libros. Me encantan esos en los que todo sucede en un lugar conocido y puedo ir siguiendo a los personajes por las calles y los campos, visitar con ellos esos lugares en los que yo también he estado y revisitar mis propias emociones.

Mientras leía el último libro, que se desarrolla en un lugar al que yo también me siento vinculada, se me ha ocurrido esta nueva sección del blog: Paisajes de novela.

#paisajes1. Ibiza

En las Lágrimas de San Lorenzo, Ibiza tiene entidad propia; es un personaje que da fuerza y sentido a todo el relato. La novela escrita con gran lirismo es un homenaje a la isla, a su luz, a sus impresionantes puestas de sol, a sus calas…

Cómo el protagonista yo también viví en Ibiza y recorrí todos esos lugares. También pase muchos ratos en cala D’Hort (aunque mis recuerdos no sean tan tórridos) y también llevé a mi hijo, aunque él no guarde memoria porque sólo era un bebé. Vi puestas de sol y hasta un eclipse durante la puesta de sol y comí los famosos bocadillos de jamón del bar de Santa Gertrudis. Después también me fui…a Bilbao.

“Un canto a la belleza inmarchitable de esta isla, a la magnificencia de este mar Mediterráneo cuyos azules y espumas blancas esconden barcos llenos de ánforas de aceite y vino desde hace cientos de años”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Paisajes de novela