Archivo de la etiqueta: Nesbo Jo.

Enero-Febrero: resumen de lecturas

FotorCreated

Normalmente febrero es un buen mes. Un mes corto que parece alejarnos con agilidad del invierno y acercarnos suavemente a la primavera. Sin embargo este año ha sido largo, muy largo, y se ha ido complicando según avanzaba. Empecé con una gripe demoledora, que me dejó para el arrastre las primeras dos semanas y lo he acabado con una ampliación de horario de trabajo que me ha dejado casi sin tiempo para mantener cierta regularidad en las publicaciones. Vaya por delante, que de esto último no me quejo: estoy contenta, después de algún tiempo de dificultades laborales. Así que habrá que ir poniéndose al día poco a poco porque ha habido lecturas interesantes en estos dos meses.

La que más Un millón de gotas de Víctor del Árbol de la que podéis leer la reseña. Una estupenda novela de intriga y mucho más que recomiendo con fervor. El resto de lecturas ha seguido entre asesinatos, forenses, policías y guardia civil. Vamos, que he tenido otro ataque negro de esos que me asaltan con cierta frecuencia.


En El leopardo y Port Mortuary me encontré con Harry Hole y Kay Scarpetta viejos conocidos que en los que siempre se puede confiar. Nesbø hace bajar a Hole, y a mí detrás, un escalón hacia el infierno que le invade por dentro y le rodea por fuera. El último de Scarpetta es un episodio más, en el sentido más televisivo del término. No nos aporta nada que no hayamos leído en los anteriores, diecisiete creo, pero es una vieja amiga siempre es agradable pasar un rato con ella.

Arnaldur Indridason y Fernando Roye, me presentaron dos nuevos amigos que ya tengo en la lista de contactos literarios. En Las marismas encontramos a Erlendur Sveinsson, inspector de homicidios de Reikiavik. Una trama interesante y un personaje típico, policía divorciado y solitario que mantiene una difícil relación con su hija y con su hijo, que funcionan.

Más interesante me ha resultado el personaje creado por Roye en El caso de la mano perdida: Carmelo Domínguez. Un sargento de la Guardia Civil destinado en un cuartel de Sierra Morena en la década de los 50. Es un tipo interesante y peculiar, que bien podría ser el padre del sargento Bevilacqua, inteligente, irónico y con mucha “pachorra” cualidades que le van a permitir capear el temporal que marca la dictadura y sus imposiciones para hacer al final lo que le parece y ponerse a la autoridad por montera. Pero no es sólo una novela policiaca porque el contexto histórico en el que se desarrolla le da otra dimensión, casi de novela de costumbres y nos muestra la realidad de una época desde la cotidianeidad. (Leer principio)

portadas2Fuera de las lecturas de género destaco La inquilina de Wildefell Hall en la estupenda edición de Alba. Es paradójico empezar el año echando la mirada atrás para comprobar lo poco que hemos avanzado y de que forma la violencia de género ha estado presente en la vida de las mujeres desde siempre. Genial la capacidad de Anne Brontë para describir el dolor, la angustia y la culpa de la protagonista.
Le tenía muchas ganas a Como aprendí a leer, pero no sé muy bien si por las circunstancias (gripe, falta de tiempo…) no encontré lo que buscaba. Nos cuenta en realidad una historia de desarraigo la que padecen su madre y su padre de sus países y la suya propia mucho más compleja porque deriva de la de ellos y se añade la suya propia cuando la desarraigan de una infancia en el territorio de las niñas. Sin embargo, esta historia, mucho más interesante que su relación con el aprendizaje a hablar a leer a utilizar una lengua u otra, sólo se apunta. Metafísica de los tubos fue el libro seleccionado por el Club de Lectura para leer en febrero y del que espero poder escribir pronto la reseña. Por el momento puedo deciros que no tampoco me ha apasionado. Valoro algunas de las ideas pero no termino de pillarle la gracia al conjunto.


La librería ambulante es un magnífico lugar de descanso, esos lugares donde solo hay que dejarse llevar por las palabras y leer con una sonrisa.
Ahora vamos a por marzo que promete ser interesante.

2 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

Julio: resumen de lecturas

El verano siempre ha sido una buena época de lecturas y este no iba a ser menos. Es verdad que el calor aplatana un poco, pero a cambio nos sentimos un poco más sueltos, como si los horarios, y no sólo en días de vacaciones, pudieran dejarse a un lado y hacer lo que nos apetece. El verano es permisivo con nuestras debilidades. Así que dejándome llevar por ellas estoy disfrutando de mi permisivo verano lector.
Julio ha venido bastante negro y, aviso, agosto tampoco se quedará corto. Me encanta leer novelas negras en verano, sobre todo en la playa. No sé, será por el contraste de la placidez del mar y la truculencia de los sucesos que narran.


El muñeco de nieve, Jo Nesbø
Es la última entrega de la serie protagonizada por Harry Hole, con lo que su lectura me deja una sensación de trabajo bien hecho. Vamos: que ya estoy al día y preparada para leer el siguiente cuando el Sr. Nesbø tengo a bien publicarlo. Adictivo como todos los de la serie, aunque no es el que más me ha gustado, tiene una trama interesante, aunque algo previsible en cuanto al desenlace.

Sigue leyendo

8 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

Junio: resumen de lecturas

Tras un par de meses un tanto caóticos, junio arroja un balance realmente positivo. He recuperado un ritmo más ágil de lecturas y, lo mejor, es que he disfrutado cada una ellas. Es cierto que con el grupo de autores y autoras del mes era difícil no hacerlo, pero nunca se sabe: a veces te llevas desagradables sorpresas con los más renombrados libros. Pero no, esta vez no ha sido así.

WestwoodWESTWOOD, Stella Gibbons
La elección de esta novela trae causa del mes pasado, cuando preparando una escapada a Londres buscaba novelas ambientadas en la ciudad. Fue Zazou quien acertadamente me recordó esta obra de Gibbons. A través de las frías y bombardeadas calles londinenses seguimos la fascinación de Margaret Streggles por la ciudad y por los ambientes culturales y bohemios que constituyen el polo opuesto de su vida y su familia, en especial de su madre. Aprendemos con ella que no siempre la realidad es como la soñamos y que detrás de la estética no siempre hay belleza.
Leer reseña.


MENDEL EL DE LOS LIBROS, Stefan Zweig
Un mini relato que es una verdadera joya. Concentra en sesenta páginas el amor por los libros, el respeto por el esfuerzo y el conocimiento y la sin razón de la guerra. Una historia conmovedora y triste. “¿Para que vivimos, si el viento tras nuestros zapatos ya se está llevando nuestras últimas huellas?” Imprescindible.


LOS WATSON, Jane Austen y Sara Morante (ilustradora)
Un capricho de mi segunda incursión a la Feria del Libro perfecta para leer después de Mendel el de los libros y reencontrarme con la vida. Es una preciosa edición ilustrada de una novela inacabada de Austen en la que nos reencontramos con sus temas habituales y sus personajes femeninos inteligentes, irónicos y rebeldes.


LA SOLTERONA, Edith Wharton
Un clásico de Edith Wharton y de mi lista de pendientes desde que lo vi publicado por Impedimenta. (Sí, otra vez…soy fan). Espléndido retrato de la sociedad neoyorquina de mediados del XIX dominada por las apariencias y por estrictas normas de moralidad. De nuevo el papel de las mujeres y su posición en la sociedad burguesa son tema central de la novela.

CUANDO SE ABRIÓ LA PUERTA, VV.AACuando se abrio la puerta
Antología de relatos escritos por Willa Cather, Edith Wharton, Katherine Mansfield, Virginia Woolf, Thomas Hardy, Conan Doyle, Sarah Grand, Henry James o Charlotte Mee entre otros. La selección hecha por Marta Salís reúne veinticinco relatos unidos por un tema común: la nueva mujer. New Woman en un concepto con el que la novelista Sarah Grand describía a las mujeres, reales y de ficción, que durante el siglo XIX comenzaron a rebelarse contra los convencionalismos y normas sociales que las relegaban a un papel secundario y a una eterna minoría de edad. Uno de los temas que me apasionan.
Leí el primer relato, La calle del Jacinto de Constance Fenimore Woolson, en uno de esos “tiempos muertos” entre el final de un libro y la indecisión sobre el siguiente. Me gustó, así que leí otro y luego otro y ya voy por el sexto. Estupendo relato La mujer del sacerdote budista de Olive Schereiner en el que podemos reflexiones como esta: la diferencia entre hombres y mujeres está en el papel pasivo de las mujeres: deben esperar y aceptar el amor que se postra a sus pies, pero no salir a buscarlo”.

EL REDENTOR, Jo Nesbo
Nada mejor que seguir al gigante Harry Hole detrás de un asesino testarudo para desintoxicarme de sociedad victoriana. Estaba empezando a sentirme encorsetada. Este caso comienza cuando en la celebración de un concierto navideño, un inocente cae abatido a manos de un pistolero. Sin móvil aparente, sin sospechoso y sin arma homicida, el inspector Harry Hole deberá enfrentarse a uno, mejor dicho, a otro, de los casos más desconcertantes de su carrera. Igual que en entregas previas los hechos parecen tener relación con otros anteriores y con conflictos bélicos, en esta ocasión es la reciente Guerra de Yugoslavia.

LA BUENA LETRA, Rafael Chirbes.

Magnífico descubrimiento de un autor consagrado. Con un lenguaje limpio, conciso y certero nos describe el drama y la miseria de la posguerra española. A pinceladas perfectas nos situa en el contexto histórico pero otorgando el protagonismo a quien realmente lo fue: la gente y la vida cotidiana  marcada  por la lucha contra el hambre, la represión,  la falta de recursos. Es un libro duro pero de una gran belleza literaria.

Leer reseña

 

8 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

Petirrojo

PetirrojoEl País, 3 de febrero de 1991: “El auge de la novela negra se sosiega”. Si. 1991. No me he vuelto loca, la fecha está bien. Esto es lo que se decía hace veintidós años del boom de la novela negra. No sé que ha sido de quien escribía esto, porque no está firmado, pero no parece que se esté ganando la vida prediciendo el futuro. Es cierto que el artículo se refiere a que se habían reducido el número de colecciones que las editoriales dedicaban a este género y yo desconozco el número de las actuales, pero con un simple vistazo a los expositores de las librerías lo del sosiego de la novela negra no se ve por ninguna parte. Imposible predecir las consecuencias que iba a tener la publicación en 2005 de Los hombres que no amaban a las mujeres de Larsson y el asalto de la novela negra nórdica, pero creo que es algo más que una moda.

Yo, por mi parte, no contribuyo al sosiego del género en absoluto. Y sin prisa pero sin pausa sigo devorando novela negra sin importarme la nacionalidad: nórdica, francesa, española… Sólo tengo una norma que intento no saltarme: empezar  por el primero de la serie. Con Petirrojo, de Jo Nesbø comienzo una nueva serie. Creo que es el tercero, pero el primero publicado en español…así que habrá que conformarse y empezar por aquí a seguir los casos de Harry Hole: un noruego del tamaño de un armario de tres cuerpos, investigador de la policía con el pelo casi rapado, solitario y más amigo del alcohol de lo que sería saludable. Nada muy original, pero funciona bien.

En esta ocasión las cosas no empiezan bien para Hole. Durante la visita a Noruega del presidente Clinton dispara por accidente a un agente de los servicios secretos y, para quitarlo del foco de la prensa, es trasladado a seguridad ciudadana donde se encarga de comprobar la información sobre una red de tráfico de armas relacionada con grupos neonazis y su vinculación con el pasado de Noruega y la participación de voluntarios en el ejército alemán durante la II Guerra Mundial. El desarrollo paralelo de las dos líneas temporales, que se van alternando a lo largo de la novela, dificulta el arranque de la misma. En mi opinión creo que tarda un poco en plantear todas las claves de la intriga, algo imprescindible en una novela de género para conseguir esa lectura adictiva que buscamos en la novela negra, pero una vez hecho ya no hay vuelta atrás: imposible dejarlo hasta llegar al final.

2 comentarios

Archivado bajo Reseñas