Archivo de la etiqueta: Richardson Henry Handel.

El principio de la sabiduría

El principio de la sabiduriaEl principio de la sabiduría, publicada en 1910, es la segunda novela de Henry Hendel Richardson, seudónimo tras el que se oculta  la australiana Ethel Lindsay Richardson. Son muchas las escritoras que han decidido firmar con nombre masculino, generalmente porque este les otorga mayor libertad para escribir, más posibilidades de publicar su obra o incluso llegar a un número mayor de lectores. Henry Hendel Richardson quería, además, saber si los lectores serían capaces de distinguir la obra una mujer de la de un hombre y lo cierto es que habría sido realmente interesante conocer a que conclusión llegó, sobre todo teniendo en cuenta lo que nos cuenta en su novela.

Richardson narra las vivencias de Laura Tweedle Rambotham en un prestigioso internado para señoritas en Melbourne.  Laura pertenece a una familia venida a menos, que tras la muerte del padre subsiste gracias al trabajo de la madre como bordadora. Pero esta situación no le hace renunciar a dar a la hija una educación adecuada y con doce años la envía al internado donde permanecerá hasta que cumpla los dieciséis y termine su formación. También la autora, a la muerte de su padre, ingresó como interna en el Presbyterian Ladies Colleges de donde extrajo las experiencias que novela en esta obra.

Se trata de una magnífica obra de formación que nos cuenta el difícil paso de la adolescencia a la juventud con una mirada clara y actual, sin remilgos ni cursiladas. Richardson nos habla de la dificultad de adaptación, de ese sentirse siempre fuera de lugar que la lleva a  “despreciarse por ser tan rara por dentro” y que sólo quiera protegerse de “tener pensamientos distintos de los de las demás”. Laura es y se siente diferente: porque nunca habría pensado que tendría que ocultar su origen humilde o su forma de ser natural  y espontanea, porque  sólo le acarrea disgustos. Por momentos recuerda a la Jo March de Alcott o la Jane Eyre de Brönte, compartiendo con ambas su cuestionamiento de los roles sociales femeninos.

Es una novela que mantiene su vigencia, a pesar del tiempo transcurrido porque nos habla de un tema universal y lo hace con un lenguaje directo y sin artificios innecesarios. Quizá la única pega que se le pueda hacer es haber estirado en exceso el juego de acierto-error que parece ser la rutina de Laura en el internado: cada vez que parece que empieza a encajar vuelve a meter la pata y todo el proceso comienza de nuevo.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General, Reseñas