Archivo de la categoría: Reseñas

Erasmo de Rotterdam

El último domingo de enero comenzamos un año más de tertulias literarias, en esta ocasión, de la mano de Stefan Zweig y Erasmo de Rotterdam. Siguiendo esa línea nuestra, caótica y ecléctica, que nos lleva por épocas y géneros como pollos sin cabeza decidimos leer una biografía. Y por el gusto por el autor y el interés por el personaje elegimos Erasmo de Rotterdam de Stefan Zweig.

Si, como decía Zweig, en 1934 «la más grande y deslumbrante celebridad de su siglo, es hoy poco más que un nombre», en 2018 es poco más que el nombre de una beca europea. Y una vez leída su biografía tampoco está muy claro si conocemos más, o no, a Erasmo que antes. Estamos ante una biografía que en realidad no lo es, que relega las peripecias vitales del biografiado y este se convierte en excusa para abordar los temas que le preocupan al biógrafo, de tal forma que a quién hemos conocido mucho más es a Zweig, que plantea el análisis del Erasmo pegado al contexto que el propio autor vive y sufre.

El libro tiene dos partes claramente diferenciadas. La primera en la que se hace una descripción del personaje, algo superficial en cuanto a los datos, pero exquisitamente literaria respecto a descripción física y emocional de Erasmo a través de los retratos de Hans Holbein. La segunda profundiza en el pensamiento, pero no tanto desde la obra erasmista como desde su contraposición con otro personaje imprescindible de la historia de Europa, Lutero. Zweig relata de forma apasionante el enfrentamiento de dos personalidades opuestas y defensoras de dos fuerzas contrapuestas: fe frente a razón. Un enfrentamiento, más vivo que nunca, en una Europa que ve atónita el ascenso del nazismo y que a Zweig preocupa por encima de todo, abordándolo de nuevo en 1936 en Castellio contra Calvino. Conciencia contra violencia donde nuevamente habla de «Tolerancia frente a inteligencia, libertad frente a tutela, humanismo frente a fanatismo, individualismo frente a mecanización, conciencia frente a violencia».

Para terminar traigo la cita de Castellio con la que Zweig abre Castellio contra Calvino que explica el interés del autor por estos personajes y su propia muerte.

«La posteridad no podrá creer que, después de que se hubiera hecho la luz, hayamos tenido que vivir de nuevo en medio de tan densa oscuridad»


Castellio, De arte dubitandi (1592)

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Club de Lectura, Reseñas

Un bello misterio

 

724-1_un_bello_misterio_websiteLo menos interesante de mis novelas son los crímenes.

Esto decía hace unos días Louise Penny en BCNegra, según recoge ABC, y que se ajusta a la perfección a su último libro publicado en España: Un bello misterio.

En esta entrega (octava de la serie y el quinto de los publicados aquí) el Inspector Jefe Gamache y su inseparable Watson, el Inspector Beauvoir, se enfrentan a una investigación que pondrá a prueba mucho más que su inteligencia y lo harán en un entorno diferente, muy alejado Three Pines y sus habitantes y de todo lo que conocen: Saint-Gilbert-Entre-les-Loups, monasterio de clausura cuya existencia era desconocida por todos, incluido el Vaticano, hasta que la fama les llegó al grabar un disco de canto gregoriano, donde aparece asesinado el prior y maestro de coro. Los  grandes bosques y la hospitalidad acogedora y familiar de Three Pines es sustituida por un entorno más oscuro y opresivo donde reina el voto de silencio. Aunque pronto descubrirán que nada es lo que parece y lo que podría tomarse por oscuridad y silencio es en realidad calma y luz que proporciona el canto gregoriano, que se convierte en personaje de la novela. Este punto de partida permite a la autora construir un libro de gran belleza, en el que la música se oye a través de las palabras y sirve de herramienta para explorar el alma, enfrentando a los personajes a su propia fragilidad, que deriva del miedo y la búsqueda de la felicidad.

Es, en definitiva, un bello misterio en el que lo que menos importa es el misterio.

Autora: Louise Penny
Editorial: Salamandra
Nº Págs.: 496

Deja un comentario

Archivado bajo General, Reseñas

La pasión

“Tantos libros por leer y tan poco tiempo para leerlos”, o algo así, es una frase conocida que se ajusta bastante a la realidad y que acaba transformándose en un sinfín de listas: lista de libros que hay que leer, de clásicos pendientes, de novela negra, de novedades que prometen, de recomendaciones y reseñas que enganchan, de…

De una de estas listas, concretamente la de literatura y ciudades, salió La pasión de Jeanette Winterson. La novela nos traslada a principios del XIX, a una época en la que toda Europa es conquistada por la pasión de un hombre, Bonaparte. A la suya se une la de muchos otros, entre ellos el joven Henri, cocinero del general, que lo siguieron con fe ciega, hasta que esa pasión les arrasó física y mentalmente.

La pasión está en algún lugar entre el miedo y el sexo.
La pasión no es tanto una emoción como un destino. ¿Qué puedo hacer ante este viento sino izar la vela y dejar los remos?

Pero a Henri le quedaba aún por conocer la otra mitad de la pasión y lo hizo gracias a Villanelle una veneciana, tan hermosa y misteriosa como su ciudad.

Aunque todo lugar al que se va está siempre delante de quien lo busca, en esta ciudad no se puede decir nunca “todo recto”. Ningún camino recto ayudará a llegar al café que está al otro lado del agua. Los caminos más rectos son los que toman los gatos, a través de agujeros imposibles, doblando esquinas que parecen llevar en la dirección opuesta. En esta ciudad veleidosa, es necesaria la fe.

El retrato que hace de Venecia es la mejor parte del libro y donde la autora consigue trasladarnos, de verdad, la pasión del título.

 

Autora: Jeanette Winterson
Editorial: Lumen
Nº Págs.:218

3 comentarios

Archivado bajo Reseñas

Querido Diego, te abraza Quiela

Este año el 23 de abril ha caído en domingo y la casualidad ha querido que coincidiera con la tertulia del Club de Lectura. Hay hechos y coincidencias que no se pueden dejar pasar como si nada. De ahí surge la idea de hacer un amigo invisible literario: llevar un libro que, de una u otra forma, tuviera un significado especial, y a cambio, recibiríamos otro. Tuve la suerte de encontrarme así con Elena Poniatowska, con quien yo tenía una deuda pendiente.

Querido Diego, te abraza Quiela es un libro bello y profundamente triste y doloroso, que me conmueve y enfada.

“Sin ti soy bien poca cosa, mi valor lo determina el amor que me tengas, y existo para los demás en la medida en que tú me quieras. Si dejas de hacerlo, ni yo ni los demás podremos quererme”.

En solo dos frases Poniatowska concentra la desesperación de Quiela, la pintora rusa Angelina Beloff, tras la marcha a México de Diego Rivera, su pareja durante diez años. Son suficientes para entender la fascinación por el lenguaje y su capacidad de generar el ímpetu de escribir. Entiendo a Pilar. Sin embargo a mí me paraliza. Esas palabras… “ni yo ni los demás podremos quererme” se me atraviesan en el pecho y no me dejan respirar. Escrito en forma de cartas sin respuesta, Quiela va narrando la soledad en que le deja la marcha de Diego Rivera. Se queda sola en París, sin dinero, sin proyectos artísticos y echando de menos el “amor” de Diego y al hijo que murió con solo catorce meses…y sin una palabra de respuesta. Es por todo un libro duro, que se hace difícil de soportar. Un libro que remueve, que hace gritar: ¿Por qué hay tantos Diegos? ¿Por qué hay tantas Quielas? y, sobre todo, ¿por qué se sigue hablando de “amor” cuando solo hay abuso y dependencia?

Gracias Pilar por la elección y te aseguro que lo aprecio como el abrazo cálido que querías que fuera. (Añadiría te abraza Marga, sino me resultara excesivo)

Autora: Elena Poniatowska
Editorial:  Impedimenta
Nº Págs.:  88

2 comentarios

Archivado bajo Reseñas

Muerte accidental de un anarquista

El reciente fallecimiento de Dario Fo (13 de octubre de 2016) y una actualidad digna del mejor (o peor, nunca se sabe) teatro del absurdo nos ha llevado a Muerte accidental de un anarquista, una obra escrita en 1970 y que cuarenta y siete años después sigue estando vigente. Decía Carla Matteni en el prologo a la edición de 1998: “es cierto que ha cambiado la situación política per tan cierto y preocupante es que las tentaciones fascistizantes, lejos de desaparecer, vuelven a manifestarse en la democracias europeas”. Hoy, existe serio peligro de que dejen de ser tentaciones y se conviertan en realidad a través de las urnas.
El compromiso y la denuncia forman parte del teatro desde siempre. Fo asume ese compromiso e incorpora el humor, pudiendo así llevar las situaciones al extremo para devolvernos una imagen deformada, pero realista en lo esencial, de la sociedad actual. Utiliza para ello al loco, o sea el inocente, el bufón, al que se le permite decirlo todo porque no sabe lo que dice. A través de él, Fo reparte estopa a diestro y siniestro y deja títere con cabeza. Después de ver a Donald Trump jurar su cargo como 45º Presidente de los Estados Unidos echamos de menos más que nunca a todos los Fo del mundo. ¡Cuánta falta nos hacen! Nos hacen falta que recordarnos:

“Al ciudadano de a pie no le interesa que la mierda desaparezca, le basta con que se denuncie, estalle el escándalo y se pueda comentar. Para él esa es la verdadera libertad y el mejor de los mundos”

Leer teatro tiene, tambien, algunos inconvenientes. Requiere un esfuerzo añadido que supla la ausencia de escenografía que puede ralentizar la lectura. No obstante, la fuerza y la inteligencia del texto compensan suficientemente las dificultades y nos abrió la puerta de una tertulia política realmente interesante.

Autor: Dario Fo
Editorial: Hiru
Nº Págs.:144

Deja un comentario

Archivado bajo Club de Lectura, Reseñas