Archivo de la etiqueta: Narrativa clásica.

Doctor Glas

Allá por el mes de enero se nos ocurrió que sería una buena idea leer una historia de amor para febrero, por aquello de San Valentín. No es que seamos un grupo de fans del día de los enamorados, pero cualquier excusa es bienvenida para buscar nuevas propuestas y abrir fronteras literarias. Así nos llegó, algo más tarde, la sugerencia de leer la “historia de amor” del doctor Glas.
Si a En Grand Central Station me senté y lloré, que es el libro que finalmente leímos en febrero, se le pueden poner pegas como historia de amor, de esta tampoco podemos decir que sea un clásico del romanticismo ni la novela rosa. De hecho creo que el amor es casi el único de los grandes temas que no aborda. En tan sólo doscientas páginas consigue plantear todos los dilemas éticos y morales que nos preocupan desde siempre y lo hace desde posiciones avanzadas y casi actuales, a pesar de estar escrito en 1905.
El doctor Glas es un modelo de perfección social: es culto, médico competente y ciudadano ejemplar que cumple con las leyes y las normas sociales. Responde a todo lo que se espera de un hombre de su posición. Eso es lo que todo el mundo ve, pero Glas es mucho más que todo eso, aunque sólo lo saben él y su diario. Por la noche, cuando todas las tareas del día se han terminado, llega el tiempo de reflexionar y conversar consigo mismo. A través de las anotaciones y comentarios que escribe en ese diario se cuestiona, y nos cuestiona, sobre la vida, la ley y la moral. Especialmente interesante es la reflexión sobre la moral: individual, colectiva y la doble moral, tan denostada y tan útil, sin embargo. O sobre la idea de verdad de la que dice que con ella “ocurre como el sol: su valía para nosotros depende de que nos encontremos a la distancia conveniente”.


CONCLUSIONES DE LA TERTULIA

Lo que más nos ha gustado
– Descubrir que es un libro con un profundo doble fondo
– La forma clara y actual de sus planteamientos morales
– La capacidad para mover a la reflexión y el debate
– La certeza de que es un libro que no se agota en una lectura

Lo que menos nos ha gustado
– La frialdad o la distancia que toma en algunas de sus creencias

 

Autor: Hjalmar Söderberg

Año de publicación: 1905

Editorial: Alfabia 2011

Nº pags:  203

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Club de Lectura, Reseñas

Padres e hijos

Padres e hijos, como Nido de nobles, es un libro que cuesta leer pero que se hace querer al final, seguramente, porque como decía Virginia Woolf*, aunque “todos sus libros son tan delgados que caben de sobra en el bolsillo. Sin embargo, dejan en el aire la impresión de que contienen un mundo inmenso, en el que hay espacio de sobra para hombres y mujeres de tamaño natural, y para el cielo, y para los campos en derredor”.

En esta ocasión ese mundo inmenso es también un mundo de cambios y transformaciones. El viento lleva aires democratizadores, incluso a la feudal Rusia, y Turguénev nos lo cuenta a través del conflicto generacional doméstico. Ese que es común a todas las épocas y a todos los países, solo que esta vez la batalla se da por perdida sin lucha. Los hijos vuelven a casa con nuevas ideas pero aquí no se encuentran con viejos reaccionarios resistentes al cambio, sino con hombres que han aceptado la derrota y tratan de unirse a la modernidad para quedar descolgados. Aunque el título deja claro que son los personajes masculinos los que llevan el peso de la narración y son los sujetos activos de la Historia, el autor no relega completamente a los personajes femeninos. Presenta mujeres de tamaño natural a las que también afectan esos cambios y asumen papeles mucho más activos, superando el rol de madre, y actuando con mayor independencia.

Autor: Iván S. Turguénev

Año de publicación: 1862

Editorial: Alba Clásica. 2015

Nº Págs: 284

*  Virginia Woolf. “Un gigante con los pulgares muy pequeños” incluido en Horas en una biblioteca, Seix Barral, Barcelona 2016

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Enero-Febrero: resumen de lecturas

FotorCreated

Normalmente febrero es un buen mes. Un mes corto que parece alejarnos con agilidad del invierno y acercarnos suavemente a la primavera. Sin embargo este año ha sido largo, muy largo, y se ha ido complicando según avanzaba. Empecé con una gripe demoledora, que me dejó para el arrastre las primeras dos semanas y lo he acabado con una ampliación de horario de trabajo que me ha dejado casi sin tiempo para mantener cierta regularidad en las publicaciones. Vaya por delante, que de esto último no me quejo: estoy contenta, después de algún tiempo de dificultades laborales. Así que habrá que ir poniéndose al día poco a poco porque ha habido lecturas interesantes en estos dos meses.

La que más Un millón de gotas de Víctor del Árbol de la que podéis leer la reseña. Una estupenda novela de intriga y mucho más que recomiendo con fervor. El resto de lecturas ha seguido entre asesinatos, forenses, policías y guardia civil. Vamos, que he tenido otro ataque negro de esos que me asaltan con cierta frecuencia.


En El leopardo y Port Mortuary me encontré con Harry Hole y Kay Scarpetta viejos conocidos que en los que siempre se puede confiar. Nesbø hace bajar a Hole, y a mí detrás, un escalón hacia el infierno que le invade por dentro y le rodea por fuera. El último de Scarpetta es un episodio más, en el sentido más televisivo del término. No nos aporta nada que no hayamos leído en los anteriores, diecisiete creo, pero es una vieja amiga siempre es agradable pasar un rato con ella.

Arnaldur Indridason y Fernando Roye, me presentaron dos nuevos amigos que ya tengo en la lista de contactos literarios. En Las marismas encontramos a Erlendur Sveinsson, inspector de homicidios de Reikiavik. Una trama interesante y un personaje típico, policía divorciado y solitario que mantiene una difícil relación con su hija y con su hijo, que funcionan.

Más interesante me ha resultado el personaje creado por Roye en El caso de la mano perdida: Carmelo Domínguez. Un sargento de la Guardia Civil destinado en un cuartel de Sierra Morena en la década de los 50. Es un tipo interesante y peculiar, que bien podría ser el padre del sargento Bevilacqua, inteligente, irónico y con mucha “pachorra” cualidades que le van a permitir capear el temporal que marca la dictadura y sus imposiciones para hacer al final lo que le parece y ponerse a la autoridad por montera. Pero no es sólo una novela policiaca porque el contexto histórico en el que se desarrolla le da otra dimensión, casi de novela de costumbres y nos muestra la realidad de una época desde la cotidianeidad. (Leer principio)

portadas2Fuera de las lecturas de género destaco La inquilina de Wildefell Hall en la estupenda edición de Alba. Es paradójico empezar el año echando la mirada atrás para comprobar lo poco que hemos avanzado y de que forma la violencia de género ha estado presente en la vida de las mujeres desde siempre. Genial la capacidad de Anne Brontë para describir el dolor, la angustia y la culpa de la protagonista.
Le tenía muchas ganas a Como aprendí a leer, pero no sé muy bien si por las circunstancias (gripe, falta de tiempo…) no encontré lo que buscaba. Nos cuenta en realidad una historia de desarraigo la que padecen su madre y su padre de sus países y la suya propia mucho más compleja porque deriva de la de ellos y se añade la suya propia cuando la desarraigan de una infancia en el territorio de las niñas. Sin embargo, esta historia, mucho más interesante que su relación con el aprendizaje a hablar a leer a utilizar una lengua u otra, sólo se apunta. Metafísica de los tubos fue el libro seleccionado por el Club de Lectura para leer en febrero y del que espero poder escribir pronto la reseña. Por el momento puedo deciros que no tampoco me ha apasionado. Valoro algunas de las ideas pero no termino de pillarle la gracia al conjunto.


La librería ambulante es un magnífico lugar de descanso, esos lugares donde solo hay que dejarse llevar por las palabras y leer con una sonrisa.
Ahora vamos a por marzo que promete ser interesante.

2 comentarios

Archivado bajo Resumen del mes

#primerosprincipios: Mujeres sin pareja

– Así que mañana, Alice -dijo el señor Madden mientras paseaba con su hija mayor por las dunas de la costa próxima a Clevedon-, voy a tomar medidas para asegurar mi vida en mil libras.
Fue la conclusión de una conversación prolongada e íntima. Alice Madden era joven de dicecinueve años. Tímida, sencilla, de amables modales, baja y no excesivamente graciosa de movimientos, parecía contenta cuando miró a su padre a los ojos y luego se volvió hacia las colinas de Gales, al otro lado del canal azul.

Gissing, George

Editorial: Alba

Traducción: Alejandro Palomas

ISBN: 84-84280772

Páginas: 558

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Deja un comentario

Archivado bajo Primeros Principios

#primerosprincipios: Nido de nobles

El día radiante de primavera daba paso al atardecer; en lo alto del cielo luminoso pequeñas nubes rosadas, más que pasar flotando, parecían perderse en la profundidad azul. Ante la ventana abierta de una bonita casa, en una calle periférica de la capital de la provincia de O. (la acción transcurre en 1842), había dos mujeres sentadas: una señora de unos cincuenta años y una vieja dama de unos setenta.

Turguénev, Ivan S.
Colección: Alba Clásica
Traducción: Joaquín Fernández-Valdés
ISBN: 97884-90650035
Páginas: 256

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Guardar

6 comentarios

Archivado bajo Primeros Principios